Aprende a invertir con roboadvisors – Guía rápida para principiantes

Guia rapida invertir roboadvisor

 

En esta mini guía te voy a decir que es un roboadvisor, por qué invertir con ellos y cómo.

Sin enredos ni palabras que no vayas a entender.

¡Las cosas claras y el chocolate espeso!

Además lo haré rápido, para que no pierdas el tiempo.

¡Vamos con ello!

 

¿Qué es un roboadvisor?

 

Un roboadvisor es un sistema automatizado de gestión de carteras de inversión.

 

Suena a ciencia ficción el nombrecito, ¿verdad?

Un roboadvisor es un sistema automatizado (por eso lo de robot) de gestión automatizada de carteras de fondos de inversión.

También tienen planes de pensiones.

Pero no es un producto financiero que considere interesante.

Tal vez sea apropiado para unos pocos con un perfil muy concreto.

Y con unas aportaciones y recuperaciones de capital también muy definidas.

 

Los roboadvisor garantizan una gran diversificación a bajo coste mediante la inversión en fondos indexados.

 

A mí los planes de pensiones no me interesan ni un poco.

A la gran mayoría tampoco debería interesarle.

Te diga tu banquero lo que te diga.

Que si desgravación, que si reducción de la base imponible…

¡Créeme! Si fueras de esos pocos a los que conviene lo sabrías ya.

Así que ni te lo recomiendo, ni hablo más de él.

Seguimos…

 

¿Por qué invertir con un roboadvisor?

Hace no mucho tiempo…

Y si estás enterándote hoy de que los roboadvisor existen…

No mucho tiempo tal vez sea ayer…

Cuando querías sacar algo de rendimiento a tus ahorros te ibas al banco.

¿Cierto?

Ahí el asesor financiero te atendía amablemente.

A veces hasta de colegueo.

Eso ya dependía de cuánto dinero tuvieras y lo primo que fueras.

 

Los roboadvisors te ahorran tiempo, dinero y quebraderos de cabeza.

 

Tú le decías qué tipo de inversión querías hacer.

El te presentaba unos fondos de inversión según tu perfil.

Renta fija, inversión en bolsa, mixtos…

Todos ellos con unos nombres que lo petaban.

Que querías seguridad, te recomendaba el:

Patatín patatán Secure Fund.

Que primabas la rentabilidad y estabas dispuesto a asumir el riesgo, entonces el tuyo era el:

Chino chana Master Capital PLUS.

Todos ellos habían tenido buenos rendimientos.

Al menos eso ponía en los panfletos.

Por desgracia luego rara vez solía ser así.

Si preguntabas en el banco porque tus fondos no funcionaban.

Siempre había alguna excusa.

No entendías mucho lo que te estaban diciendo.

Pero asentías con la cabeza.

Posiblemente no la entendiese ni el empleado de la caja de ahorros que te la contaba.

Pero en fin, ¡eso es otra historia!

 

El banco no es tu amigo. Para el banco el negocio eres tú.

 

¿Sabes cuál era el principal interés del banco con esos fondos?

Pues el suyo propio.

Porque curiosamente los fondos que te recomendaban eran los más caros en comisiones.

Malo para ti. Bueno para el banco.

La tecnología ha cambiado, está cambiando y seguirá cambiando muchas cosas.

Ahora compras con el ordenador.

Haces transferencias con el móvil.

Intentas hacer trámites con la Administración Pública y no puedes porque…

Hace falta algún certificado electrónico.

Te falta un plugin.

Hay que utilizar un navegador de 1998.

O simplemente no funciona porque en este país es casi todo un desastre.

Bueno, ¡qué me lío!

 

¿Por qué surgen los roboadvisor?

Porque el anterior modelo de negocio era abusivo.

Se basaba, o basa que aún existe, en el desconocimiento.

Y gracias a ello te colocaban productos no necesariamente buenos pero siempre caros.

 

La tecnología abarata, simplifica y agiliza. Está cambiando todo a gran velocidad. La inversión no es una excepción.
¡Renovarse o morir!

 

La tecnología ha supuesto cambios.

Ahora la información corre.

Es fácil comunicarse.

Ahora es más fácil, rápido y más barato hacer muchas cosas.

¿Vas atando cabos?

Eso genera un nicho de mercado.

Y eso es lo que hace un roboadvisor.

Aprovechar todas esas circunstancias para convertirse…

En tu asesor del banco de toda la vida…

¡Pero mejor!

Sabe lo que hace.

Está programado para ello.

Es objetivo.

Es una máquina, ni siente ni padece.

Es barato.

Se ahorra mucho personal.

No te llama para darte la brasa y venderte, esta vez sí, un fondo de inversión maravilloso…

Porque las máquinas no llaman para charlar… Todavía.

 

¿Qué ventajas tiene?

Pues entre las citadas haré énfasis en dos.

Tiene unos costes de gestión muy competitivos.

Vamos, que es más económico que la banca tradicional.

Y además…

Realiza el rebalanceo de tu cartera de forma automática.

¿Qué quiere decir esto?

Pues que deshará posiciones de lo que más suba.

Y comprará de lo que se quede más atrás.

De modo que los diferentes activos mantengan su peso en cartera.

 

Las principales ventajas de los roboadvisor es que son bastante económicos y funcionan automáticamente.

 

Vamos con un ejemplo…

Tengo dos fondos en mi cartera.

Cada uno es exactamente la mitad.

Después de un año uno ha subido un 25%.

¡Fenomenal!

El otro sólo un 2%.

¡Tampoco ha ido mal del todo la cosa!

La cuestión es que ahora mi cartera no se reparte a partes iguales.

Un fondo pesa más que el otro.

Pues bien, el roboadvisor, venderá un poco de la posición más grande y comprará del más pequeño.

Para que sigan pesando más o menos lo mismo.

¡Y todo de manera automática!

¡Y sin tributar por ello!

Que para eso son fondos de inversión.

 

 

Los roboadvisor son especialmente indicados para personas con pocos conocimientos financieros.
Son baratos y permiten una inversión pasiva, diversificada y segura.

 

O sea, que los roboadvisors son baratos, funcionan bien y encima…

¡Cómodos!

¡Sí! Muy cómodos.

Súper cómodos.

Porque no me negarás que no es genial que te hagan todo.

Manejarte en finanzas sin tener ni idea de finanzas.

Para un pequeño inversor son una herramienta excelente.

Una manera sencilla para invertir de manera:

Pasiva.

Diversificada. 

Y segura.

El roboadvisor funciona solo.

Y funciona bien.

Sólo te falta una cosa para sacar el máximo rendimiento.

Que tengas claro hacia que tipo de perfil inversor te conviene inclinarte.

Que es muy típica la postura del:

¡Yo no quiero riesgos!

Y ni mucho menos es la más interesante.

Pero eso ya es harina de otro costal.

En una guía rápida no puedo entrar en todo.

Lo siento. 

Ya volveremos con eso.

 

¿Entonces con el roboadvisor se pierde o no se pierde dinero?

Como te digo no puedo profundizar.

Grosso modo te diré que:

A mayor rentabilidad, mayor riesgo.

A menor rentabilidad, más seguridad.

Si optas por lo rentable, que es lo suyo…

¡Pues sí! Puedes perder.

Pero generalmente la pérdida será en el corto plazo.

Si mantienes la inversión, la historia dice que a la larga tienes que ganar.

 

El nivel de riesgo a asumir va a depender de la personalidad del inversor, su conocimiento financiero y el tiempo que vaya a estar invertido.

 

En el otro lado de la balanza tienes la seguridad con un rendimiento casi nulo.

Nulo cuando no negativo. Si a eso le añades los mínimos costes, pero costes al fin y al cabo…

Mejor no hagas nada y guarda el dinero en el colchón.

Lo cual es una pésima decisión.

Será la inflación la que te quite igualmente el dinero.

Pero al menos no te enfadarás conmigo ni con el roboadvisor.

 

Me has convencido. Suena bien. ¿Qué tengo que hacer?

Si no tienes ningún interés en formarte financieramente este es tu producto.

Mucho mejor que ir al banco a dejarte colocar algo.

Menos arriesgado que te asesore tu cuñado.

Mejor que caer en manos de un asesor tipo lotería.

Ya sabes, que vende ilusiones pero nunca toca.

Te voy a nombrar los roboadvisor que conozco.

Finizens

Indexa Capital

Popcoin

Finanbest

Inbestme

Openbank

 

Los roboadvisor definen tu perfil como inversor en base a una serie de preguntas y diseñan una cartera en consecuencia.

 

El procedimiento de alta es similar en todos ellos.

Te preguntan cuanto dinero tienes.

Cuánto vas a aportar mes a mes.

Cuál es tu objetivo (la entrada de una casa, dinero para la jubilación…).

El tiempo que crees estarás invertido.

Tu tolerancia al riesgo.

Así definen cuál es tu perfil como inversor.

Te preguntan si te identificas o no.

Así hasta concretar que tipo de inversión quieres afrontar.

Una vez que se concreta tu perfil diseñan una cartera.

Te interesará saber que los roboadvisors están acogidos al fondo de garantía.

Por lo que en principio hasta 100000 € estarían cubiertos.

¡Ojo! ¡No cubren una eventual pérdida!

La cobertura es para casos de quiebra u otros problemas que impidan hacer frente a sus obligaciones.

Creo que más o menos ya te he contado lo más importante.

Espero que te haya servido para comprender mejor que es un roboadvisor.

Te aconsejo no obstante que te leas mis otras guías rápidas.

Son sólo tres y se leen en un pispás.

Y creo que te ayudarán a entender los productos de los que hablo.

Así podrás valorar cuál es el que más va con tu estilo.

 

¿Quieres más información acerca de qué son los roboadvisor?

 


Tal vez te interese:


Aprende a invertir con ETFs – Guía rápida para principiantes

como invertir con etfs

 

En esta mini guía te voy a contar que son los ETFs, por qué invertir en ellos y cómo hacerlo.

Te contaré lo básico, sin tecnicismos. Para que me entiendas sin problema.

Y lo haré rápido, para no hacerte perder el tiempo.

¡Empezamos!

 

¿Qué es un ETF?

Un ETF (Exchange-Traded Fund) es un fondo de inversión cotizado.

¿Qué quiere decir eso?

Pues que durante el horario en el que está abierta la bolsa las participaciones en que se divide el ETF pueden ser compradas y/o vendidas.

Existen ETFs sobre índices, materias primas, sectores, renta fija, etc.

Los que a nosotros nos interesan, y por tanto de los que te voy a hablar, son los ETFs que replican a un índice.

 

Los ETFs son un instrumento muy interesante para invertir de forma pasiva..

 

¿Qué es un ETF que replica a un índice?

Es un ETF que contiene las mismas acciones en una proporción muy similar a las del índice que replica.

¡Buf! Que lío. Te lo explico mejor con un ejemplo…

El S&P500 es un índice bursátil constituido por 500 grandes empresas de Estados Unidos. Pues bien, un ETF referenciado al S&P500 tiene compradas esas mismas 500 empresas en la misma proporción (o lo más parecida posible, por no mentir).

De esa manera lo que haga el S&P500 lo hará el ETF.

Que el S&P500 sube en un día un 1% el ETF también. Que baja, el ETF baja.

Si el ETF es bueno subirá o bajará de una manera casi idéntica.

 

¿Por qué invertir con ETFs?

Porque cada vez que compras una participación compras la parte proporcional del índice que te interesa.

¡Y eso es una diversificación brutal por poquísimo dinero!

Una diversificación óptima sin quebraderos de cabeza.

¡Créeme! Vale la pena.

Con un ETF indexado estamos decantándonos por la inversión pasiva. Que es sencilla y además muy rentable.

Es rentable porque la gestora del ETF no hace continuas compras y ventas en busca de la rentabilidad.

Compra y rara vez vende.

Eso abarata los gastos porque si no hay transacciones no hay comisiones.

Encima, si no se hacen transacciones tampoco hay por qué pagar un equipo de gestores, que para colmo lo hacen peor que el índice… ¡Es un hecho! La historia así lo dice.

Pocas transacciones y pocos gestores. ¡Ahorran dos veces!

Por eso los ETFs son los productos que tienen comisiones bajas.

 

¿Qué ventajas tiene un ETF sobre un fondo?

Dos principalmente:

  1. Las comisiones suelen ser más baratas.
  2. Es un producto más ágil a la hora de comprar y vender participaciones.

¿Y desventajas?

Sin duda la actual fiscalidad.

Con los fondos no tributas aunque muevas el dinero entre fondos.

Con los ETFs si vendes y tienes ganancias tienes que pagar al fisco por ellas.

Tal vez esto un día cambie y se permita la demora fiscal para movimientos entre ETFs. Por el momento no es así.

Pero…

Los ETFs suelen tener costes más bajos. Por lo que si no vendes, que es la idea, ganarás más.

 

Los ETFs tienen bajas comisiones a la vez que ofrecen una elevada diversificación.

 

¿Cómo compro un ETF?

Como te decía los ETFs cotizan, así que:

  • Se opera con ellos a través de un broker.
  • Las compras y ventas hay que realizarlas cuando el mercado esté abierto.
  • Hay que comprar participaciones enteras.

 

¿Qué es un broker?

Un broker es un mero intermediario.

Un puente para poder comprar y vender las participaciones de los ETFs, acciones de bolsa…

Te digo en dos pinceladas que elijas un broker con bajas comisiones y sometido a regulación.

No me enrollo más con esto porque ya lo comenté en la guía rápida para invertir en bolsa.

¡Te aconsejo que le eches un vistazo!

 

¿Cómo identifico un ETF?

Los ETFs se identifican por su código ISIN.

El código ISIN es un tocho de 12 caracteres alfanuméricos.

Muy identificativo pero nada práctico.

Los ETFs tienen también un código de cotización o ticker. ¡Igual que las acciones!

Generalmente se los conoce por el susodicho ticker.

 

¡Bueno! Esto es un chollo, ¡a ganar dinero!

A ver, a ver, lo primero que debes tener claro es que también se puede perder.

Te recomiendo un ETF que replique al S&P500 porque en sus 150 años de historia ha arrojado una rentabilidad media anual del 9%.

Pero también ha habido años con rentabilidad negativa.

Y en periodos de crisis puede bajar fácilmente entre un 30 y un 40%.

¿Lo bueno?

Pues que hasta la fecha siempre recupera.

 

El S&P500 ha obtenido una rentabilidad media anual del 9% en sus 150 años de historia.

 

Por eso los que cuando baja venden son los que más pierden.

Sin embargo si te mantienes firme como don Tancredo la historia dice que acabarás ganando.

 

¿Entonces ya puedo comprarme un ETF?

Por poder sí, pero al igual que con las acciones deberías definir antes una estrategia.

¿Qué ETFs comprar?

¿Cuánto tiempo tenerlos?

Yo te aconsejo ETFs que repliquen un índice (S&P500 y/o NASDAQ100).

Otra opción muy interesante son los que apuestan por la economía global.

También puedes diversificar con alguno basado en oro.

Cómo quieres diversificar tu cartera es cosa tuya.

No puedo tratar todos los temas en una guía rápida. Lo siento.

 

El S&P500 y el NASDAQ100 son muy interesantes por su tendencia alcista a lo largo del tiempo.

 

Te recomiendo además que optes por la estrategia Buy&Hold (comprar y mantener).

Si haces compras periódicas y no vendes pase lo que pase evitarás actuar emocionalmente.

Dejarse llevar por el miedo y la euforia es lo peor que puedes hacer a la hora de invertir.

Espero haberte ayudado a entender mejor este interesante producto financiero.

Te recomiendo en cualquier caso que eches un vistazo a mis otras guías.

Son sólo tres y se leen muy rápido.

Seguro que con ellas encontrarás la forma de invertir que más se ajusta a tu estilo.

 

¿Quieres más información acerca de qué es un ETF o fondo cotizado?

 


Tal vez te interese:


Guía rápida cómo invertir en bolsa – Aprende a invertir con éxito

curso invertir bolsa

 

En esta mini guía te voy a decir cómo invertir en bolsa con éxito.

Aprende a invertir en bolsa para ganar dinero.

Te daré unos apuntes básicos para que te hagas una idea de este mundillo.

Para animarte a invertir y evitar que cometas los mismos errores que la mayoría (yo incluido).

Sin tecnicismos, para que te quede todo claro.

Sin rodeos, para que no pierdas el tiempo.

Sin métodos milagrosos que sólo enriquecen al que te los vende y te hacen perder dinero.

¡Empezamos!

 

¿Qué es la bolsa?

La bolsa es un mercado.

Seguro que te suena eso de mercado de valores…

Es el lugar de encuentro entre empresas e inversores.

Ahí es donde cotizan los títulos de las compañías.

Se trata de un mercado regulado, lo cual da seguridad jurídica a las operaciones.

 

¿Por qué invertir en bolsa?

Porque es una forma sencilla de participar en los negocios de las grandes empresas.

Invertir en bolsa es apostar por el desarrollo social y económico.

El mundo, hasta la fecha, siempre ha ido a mejor.

¡Así que parece una buena apuesta!

La compra de acciones se caracteriza a su vez por:

  • Liquidez.

El mercado de valores es muy activo.

Para un pequeño inversor siempre hay contrapartida.

O sea, que siempre vas a poder comprar y vender acciones.

Siempre que esté abierta la bolsa, ¡claro!

Nada que ver con comprar o vender una casa, por ejemplo…

  • Diversificación.

La diversificación nos protege de bajadas puntuales en una determinada acción.

Conviene protegerse, es decir, diversificar.

Así si una empresa baja mucho, ¡o incluso quiebra!… No se nos lleva por delante..

En la bolsa es posible diversificar con no mucho dinero.

¿Cómo se diversifica?

Comprando acciones de distintas empresas, sectores…

  • Rentabilidad.

Las empresas con negocios sólidos tienen un elevado retorno.

Su crecimiento, revalorización, beneficios y dividendos son una de las inversiones más rentables a largo plazo.

¡Además el coste de mantenimiento para el inversor es mínimo!

  • Información.

Las empresas están obligadas a informar periódicamente de su situación económica.

¡Es lo bueno de que sea un mercado regulado!

No hay nada 100% seguro…

Pero es cuando menos muy fiable.

 

El S&P500 ha obtenido una rentabilidad media anual del 9% en sus 150 años de historia.

 

¡Esto pinta bien! ¡A ganar dinero!

No, no, no, no. ¡Precaución!

En bolsa se puede ganar dinero, pero también perder.

No hay manera de asegurar el éxito.

Insisto:

¡NADA NI NADIE TE PUEDE ASEGURAR EL ÉXITO!

Tal vez si tienes información privilegiada…

Pero entonces no estaría leyéndome.

Sinceridad ante todo.

 

Si lo que quiero es convencerte… ¿Por qué insisto tanto en que puedes perder dinero?

Para prevenirte y que no te dejes llevar por la euforia.

Yo no tengo ninguna necesidad de engañarte…

Pero te vas a topar con muchos presuntos gurús que te prometerán rentabilidades espectaculares.

Y lo único que espectacular que te vas a llevar son disgustos.

 

Desconfía de aquellos traders y sistemas que prometen sustanciosas rentabilidades.

 

Es mejor ser prudente.

 

Dejarse llevar por las emociones (el miedo y la avaricia) en bolsa es la mejor escuela del fracaso.

 

A medida que te adentres en este mundillo encontrarás a estos supuestos traders de éxito con sus métodos infalibles.

¡Desconfía! Nada más lejos de la realidad.

Warren Buffett tal vez sea el mejor inversor de la historia y su promedio es de un 20% anual.

¡Créeme! ¡Eso es muchísimo!

Tal es así que se ha convertido en una de las personas más ricas del mundo.

 

¿Entonces? No me voy a hacer rico?

Lo siento, tal vez no.

Y en cualquier caso seguro que no de la noche a la mañana.

Pero si eres constante y ahorras e inviertes con más acierto que error con el paso puedes llegar a juntar mucho dinero.

Mucho, ¡de verdad!

A lo mejor el suficiente como para no tener que trabajar.

Y casi seguro que un buen colchón que te proporcione una jubilación tranquila.

 

Invirtiendo en bolsa tal vez no te hagas rico, pero si lo haces bien y dejas correr el tiempo seguramente acabarás teniendo mucho dinero.

 

¿Por qué suben y bajan los precios?

Es importante saber por qué los precios de las acciones suben y bajan.

Hay factores externos como el momento del ciclo económico.

Todos sabemos que la economía crece.

Durante la expansión, generalmente, se produce algún desequilibrio.

Cuando éste desequilibrio es demasiado extremo…

¡Et voilà! ¡Entramos en crisis!

He puesto «et voila» por no poner «catapún», que seguro  que es más apropiado.

Durante las fases de crecimiento la mayoría de los valores tienden a hacerlo bien.

Durante las crisis la mayoría de los valores tienden a hacerlo mal.

Por este motivo suele ser más conveniente comprar en países con economías fuertes.

Los fuertes siempre capean mejor las crisis.

¡Y se recuperan más rápido!

Yo por ejemplo invierto casi todo en Estados Unidos en lugar de en España.

Además de esto, se encuentra la marcha del negocio.

Si una empresa va bien es normal que su acción suba.

Si va mal lo normal es que la acción baje.

Suena lógico, ¿no?

Bueno pues esto suele ser lo que determina la marcha de las cotizaciones en el largo plazo.

Pero ya te advierto que en el corto plazo la lógica suele ser la gran ausente.

Otro factor importante son las expectativas.

La gente intenta anticipar la marcha de los negocios, tanto para bien como para mal.

Por eso las acciones suben y bajan con las buenas y malas noticias, por ejemplo.

Esto es un movimiento más del tipo acción-reacción.

Suele determinar la cotización en el medio y corto plazo…

Recuerda, en plazos cortos no suele haber lógica.

Así que es posible que suba o baje sin sentido o desproporcionadamente.

 

¿Hace falta mucho dinero para invertir en bolsa?

En verdad no.

Con una mínima cantidad se puede adquirir una acción.

El mayor inconveniente es que si compras lotes muy pequeños la comisión del broker por la compra va a pesar mucho sobre la rentabilidad.

Lo que sí te aconsejo es que no inviertas dinero que puedas necesitar.

 

¿Qué es el broker?

Hay confusión terminológica con esto.

Tal se deba a las malas traducciones de las películas.

La cuestión es que se cree que un broker es la persona que se dedica a invertir en bolsa.

Y no es así.

El que hace operaciones en bolsa es un trader.

Un broker no es otra cosa que el intermediario que permite realizar las operaciones.

Es, por decirlo en unos términos que nos entendamos, un negocio, una empresa.

Hoy en día lo normal es acceder al broker con el ordenador y realizar en su web las operaciones.

 

¿Qué broker elijo?

Las comisiones son muy importantes.

No las minusvalores.

Acaban teniendo mucha importancia en la rentabilidad.

Por eso hay que invertir con un broker que tenga comisiones bajas e intentar realizar las compras con cierta cantidad de dinero.

Por dar una referencia concreta nunca por debajo de…

500 €, mejor 1000 €, y si puede ser más, pues tanto mejor.

Además has de cuidar que el broker esté sometido a regulación en su país.

Si es España el órgano regulador es la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores).

Si el broker está en otro país el organismo análogo.

Esa información la encontrarás fácilmente en la web del broker.

Y si no prueba con Google.

Seguro que hay opiniones de otros inversores.

 

Elige un broker bueno, bonito y barato, pero sobre todo… ¡REGULADO!

 

No te aconsejo abrirte la cuenta con un broker del tipo market maker.

¿Por qué?

Pues porque con esos broker al igual que con los “traders de éxito”…

El negocio eres tú.

Si el broker además no está regulado nos encontramos ante un chiringuito financiero.

Suena mal, ¿eh?

Pues mejor que te suene mal, porque es basura.

Esos sitios pueden desaparecer con tu dinero de la noche a la mañana.

No serías el primero, ni por desgracia el último.

 

¿Entonces ya puedo comprar acciones?

Por poder sí, pero te aconsejo que antes definas una estrategia.

Una estrategia no es otra cosa que una serie de criterios por los que vas a realizar una compra de acciones.

Con ella definirás qué acciones compras, por qué y con que objetivo.

Seguir una pauta previa evitará que te dejes llevar por corazonadas o actúes por impulsos.

Recuerdas lo que te decía antes de actuar en base a las emociones, ¿no?

Pues eso, ¡mejor la cabeza fría!

 

La estrategia Buy&Hold (comprar y mantener) requiere poco tiempo y da buenos resultados a largo plazo.

 

Para empezar te aconsejo que inviertas a largo plazo.

Esto es comprar unas acciones y tenerlas mucho tiempo.

Tal vez para siempre si el negocio no se deteriora.

Esta estrategia es conocida como Buy&Hold (comprar y mantener).

 

El mejor momento para vender una empresa excelente es nunca.

Philip Fisher

 

Entre los criterios para comprar acciones de una empresa te aconsejaría:

  • Sea un negocio que entiendas
  • Veas visos de futuro a dicho negocio
  • El negocio genere dinero
  • La empresa tenga poca deuda
  • La tendencia sea alcista

Otra buena costumbre es anotar todo lo que haces y por qué lo haces.

¡Sé que no lo harás!

¡Y por desgracia sólo valorarás este consejo en todo su valor si te animas a tomar notas!

Un diario de trading va a acelerar significativamente el éxito en tus inversiones.

Así siempre podrás repasar por qué hiciste la operación.

Y lo que es mejor…

¡Aprender de tus errores!

Si haces las cosas bien reduces significativamente el riesgo y las posibilidades de perder dinero.

Modifica tu estrategia. ¡Que cada vez sea mejor!

Que se adapte a tu estilo.

De nada serviría que hagas lo que yo te digo a pies juntillas si te quita el sueño por las noches.

Has de sentirte cómodo y relajado con tus inversiones.

 

¿Qué es lo que NO debo hacer?

 

– No dejes de leer. ¡Sigue formándote!
– No inviertas dinero que puedas necesitar
– No pidas crédito para invertir
– No te apalanques
– No inviertas con CFDs
– No actúes al son de las noticias

 

Lo siento. No puedo profundizar más en los conceptos.

Es una guía rápida.

Se trata de que puedas tener una buena idea general con cuatro pinceladas.

Trataré los distintos puntos más a fondo en otros artículos.

Espero haberte ayudado.

Te recomiendo en cualquier caso que eches un vistazo a mis otras guías.

Son sólo tres y se leen muy rápido.

Seguro que con ellas encontrarás la forma de invertir que más se ajusta a tu estilo.

 

¿Quieres más información acerca de qué es la bolsa de valores?

 


Tal vez te interese:


El tiempo y el interés compuesto

tiempo interes compuesto

Los mayores beneficios de invertir vienen de la mano del interés compuesto.

Tener claro este concepto y una visión a largo plazo marcan en gran medida la diferencia entre el éxito y el fracaso.

Veamos cuál es el efecto del tiempo en la inversión.

 

El tiempo, ¿amigo o enemigo?

Si hasta el momento lo único que has hecho ha sido ahorrar…

El tiempo ha sido tu enemigo.

¿Por qué?

Porque la inflación año a año erosiona tu poder adquisitivo.

Imaginemos que a principio de año tenías 10000 € ahorrados.

Cuando acaba el año índice de precios al consumo (IPC) ha subido del 2%.

Pues bien, vamos con un ejemplo, eso quiere decir que:

A principios de año había una moto que costaba 10000 €.

¡Exactamente la misma cantidad que tenías ahorrada!

¡Qué casualidad de ejemplo! ¡Ja!

Al final dudaste si gastarte el dinero que tanto te había costado ahorrar en una moto…

Y decidiste que no la comprabas.

Total que doce meses después te vuelve el runrún de la moto (nunca mejor dicho runrún).

Y decides que total el dinero en el banco no hace nada.

Lo cual es verdad pero no por eso la moto es la mejor opción…

Retomo el hilo, que me lío.

Vamos que decides comprarte la moto.

Vas al concesionario y…

Como ha subido un 2% lo que valía 10000 € ahora cuesta 10200 €.

Lo mismo ahora es más caro.

Pero tu dinero siguen siendo 10000 €, no son 10200 €.

¿Lo pillas?

La inflación año a año hace que tu dinero valga menos.

Al año siguiente te volverá a ocurrir lo mismo.

De modo que si la inflación vuelve a ser del 2%…

La moto valdrá 10404 €.

¡Vaya! La cosa empieza a irse de las manos…

La inflación es un monstruo invisible que desgasta tu dinero.

¡Ojo! Vuelvo a lo de antes.

No me malinterpretes.

No te estoy diciendo que te compres la moto cuanto antes.

Simplemente quiero que entiendas que si no haces algo con tu dinero…

¡Estás perdiendo!

¿Y qué te aconsejo hacer?

Pues conseguir que tu dinero haga dinero.

 

La inflación es un impuesto sin legislación.

Milton Friedman

 

Y como podrás imaginar no nos vale cualquier ganancia.

Si el rendimiento de los ahorros no es mayor que la inflación seguiremos perdiendo poder adquisitivo.

 

Es crucial conseguir que nuestro dinero rinda más que la inflación.

 

Dicho esto ya sabemos qué tenemos que hacer para que el tiempo sea nuestro amigo.

¡Qué nuestro dinero rinda por encima de la inflación!

Así año a año nuestro dinero irá creciendo.

Y si somos lo suficientemente hábiles y constantes…

Nos veremos gratamente agraciados por la magia del interés compuesto.

 

¿Qué es el interés compuesto?

El interés compuesto es como una bola de nieve ladera abajo.

Cada vez se hace más y más grande.

Cada ganancia obtenida se incorpora a nuestro dinero.

De esta forma la próxima vez siguiente conseguimos un beneficio de nuestro dinero y de la ganancia pasada.

Dicho de una manera un poco más técnica:

El interés compuesto es un sistema que capitaliza los intereses.

Puede parecer algo poco importante.

Pero nada más lejos de la realidad.

Con el paso de los años el resultado puede llegar a ser espectacular.

¡Con el paso del tiempo nuestro dinero puede aumentar de manera exponencial!

 

El interés compuesto es la fuerza más poderosa del mundo.
Albert Einstein

 

Si quieres beneficiarte del interés compuesto tienes que hacer algo tan difícil como invertir ya… y esperar.
¡Todo lo que tienes que hacer es nada!

 

A continuación te adjunto una tabla y una gráfica.

Con ellas podrás comparar fácilmente la diferencia de rendimiento entre el interés simple y el compuesto.

Los cálculos son con un hipotético interés anual del 10%.

He elegido un 10% no porque sea lo habitual.

Es que así es más sencillo ver la evolución.

 

tabla evolucion capital interes compuesto

 

Al principio no parece que haya una gran diferencia.

Pero con el paso de los años…

Reinvertir una y otra vez los beneficios marca la diferencia.

 

 

En la gráfica puedes apreciar de una manera más visual cuál es la evolución.

En 20 años el mismo dinero llega a ser más del doble con el interés compuesto que con el simple.

Si a eso le añades aportaciones periódicas…

El resultado es simplemente espectacular.

 

¿Cómo me beneficio del interés compuesto?

Uno de los factores clave es el tiempo.

Beneficiarte de eso es muy fácil.

Basta con que no hagas NADA.

Que dejes pasar el tiempo.

Y… Bueno…

¡Que no te mueras!

El otro factor es la suma.

¡Al loro con esto!

Como hemos visto, en el interés compuesto afecta tanto la suma como la resta.

Así que para obtener el máximo rendimiento hay que evitar cualquier pérdida de capital.

 

Para obtener un máximo rendimiento vigila las comisiones y evita pagar impuestos.

 

Los dos factores más habituales de erosión de la productividad de nuestro dinero son:

  • Las comisiones
  • Los impuestos

Para mantener las comisiones a raya tendremos que elegir los brokers más económicos.

Ahora bien, no vale ir a por el más barato sin más.

Deberemos cuidar que este sujeto a regulación para no sacrificar la seguridad de nuestro dinero.

En cuanto a los impuestos…

No está al alcance de todos eludirlos legalmente.

Pero sí que podemos demorar su pago.

 

Demorando el pago de impuestos el dinero permanece en nuestro poder mientras sigue rindiendo para nosotros.

 

¿Cómo?

  • Evitando vender las acciones y/o ETFs.
  • Transfiriendo el dinero de un fondo de inversión a otro.

En el caso de las acciones y ETFs al no vender matamos dos pájaros de un tiro.

  1. Nos ahorramos comisiones de compra/venta.
  2. Demoramos el pago de impuestos por las ganancias obtenidas (plusvalías).

Encima al no pagar estos impuestos…

¡Siguen en nuestro poder generando rentas para nosotros!

¡Y eso es mucho dinero!

Seguro que no tengo que darte explicaciones para que me creas…

En el caso de los fondos de inversión te recomiendo usar un Robo Advisor.

Así no tienes nada de qué preocuparte.

Será el propio sistema el que realice los movimientos.

Hay otras formas de disminuir los impuestos a pagar, pero trascienden por mucho el objeto de este artículo.

Más información:

 


Tal vez te interese:


La inversión. Como invertir y ganar dinero. Pon tu dinero a trabajar para ti.

 

como invertir en bolsa o robo advisor

Para invertir con éxito y ganar dinero es fundamental tener unos conocimientos básicos.

El primer paso es evitar los errores que todos cometemos al principio.

Te digo rápidamente cuales deberían ser tus primeros pasos.

 

¿Por dónde empiezo?

Hay muchas formas de invertir:

Negocios, inmuebles, renta fija, renta variable.

Es imposible tratar todo en un artículo tan breve.

Así que me centraré en la más interesante y en sus alternativas más sencillas.

Que son las que yo sigo.

Ya iré profundizando en las correspondientes guías y tutoriales.

 

¿Cuál es la mejor opción para invertir?

La manera más fácil y rentable de invertir es la renta variable.

¿Qué es la renta variable?

¡Vale!

Te lo diré muy claramente:

Lo más interesante es invertir en bolsa.

Si eres de los que no quiere ni oír hablar del tema te aconsejo que me des una oportunidad.

No te llevará ni 5 minutos leer el artículo.

Y a lo mejor cambia tu vida.

¡Ojo!

No te imagines siendo el próximo lobo de Wall Street.

Con lo de cambiar tu vida me refiero a introducir una mejora.

No a volverte rico de la noche a la mañana.

Para ser sincero te diré que los pelotazos en la bolsa que ves en las películas…

Pues no voy a decir que no existan.

Pero son una auténtica excepción.

Retomando el tema…

Me conformo con que me leas amplíes horizontes.

Lo demás es cosa tuya.

La bolsa es una de las mejores formas de ganar dinero invirtiendo.

 

¿Qué es la bolsa?

La bolsa es un mercado.

Es el punto de encuentro entre empresas e inversores.

¿Qué se vende ahí?

Acciones.

También denominadas valores.

Ahora ya sabes por qué a la bolsa se le llama también mercado de valores.

La bolsa es buena para las empresas como vía de financiación.

También lo es para los particulares.

Pone al alcance de todo el mundo una forma muy sencilla de participar en el negocio de las empresas.

¿Acaso te parece mala idea formar parte de Amazon, Google o Apple?

 

¿Por qué invertir en bolsa?

Son varias las razones:

  • Liquidez
  • Diversificación
  • Rentabilidad
  • Información
  • Mínima exigencia
  • Eficiencia fiscal

En cuanto a la liquidez:

Es un mercado muy activo.

Siempre se pueden comprar y vender las acciones.

Siempre dentro de los horarios en que abre la bolsa, claro está.

Nada que ver con invertir en inmuebles.

U otros productos más rígidos (y menos rentables) como los bonos.

En cuanto a la diversificación:

Permite una gran diversificación sin que se precise mucho capital.

Comprar un inmueble es poner todos los huevos en el mismo cesto.

Y además requiere mucho dinero.

Con la bolsa puedes comprar un poco de aquí,

y otro poco de allá.

En cuanto a la rentabilidad:

Las empresas con negocios sólidos crecen y se revalorizan.

Nuestro sistema económico se basa en el crecimiento.

Cada vez vivimos mejor.

Y no vivimos mejor por suerte, ni la gracia divina.

Ni mucho menos por el buen hacer político.

El desarrollo económico y social, la prosperidad, viene de mano de las empresas.

El S&P500 ha obtenido una rentabilidad media anual del 9% en sus 150 años de historia.

En cuanto a la información:

Es un mercado regulado.

Por tanto muy fiable.

Las empresas deben informar periódicamente de su situación económica.

Esta información está a nuestro alcance a través de internet.

Por lo que pocas sorpresas si uno quiere.

En cuanto a la exigencia:

Pues lo que decía… Poco exigente.

Apenas requiere tiempo y no conlleva trabajo adicional alguno.

Compras las acciones y ya has acabado.

No tienes que hacer nada más.

En cuanto a la eficiencia fiscal:

Esta junto con la rentabilidad es la que más me gusta.

Sólo se tributa al vender acciones.

Al demorar el pago de impuestos nos beneficiamos obteniendo rentabilidad a ese dinero.

Imagínate que hubieras comprado acciones de Coca-Cola el día que naciste.

Pues si no las hubieras vendido.

A parte de que tendrías una buena cantidad de dinero.

No habrías pagado impuestos por ellas.

Lo cual es una de las razones que hubieran ayudado a que tuvieras esa «buena cantidad de dinero».

No es mala recompensa por elegir bien una acción y no hacer nada más.

¿No crees?

 

Hasta ahora todo muy bonito… ¿qué pasa que no se pierde dinero?

Por supuesto que se puede perder dinero.

No sería sincero si te dijera que no existen riesgos.

Si las empresas van bien y cumplen con las expectativas generadas…

La cotización sube y se gana dinero.

En caso contrario…

Bajan y se pierde.

Es por eso que insisto en que no te tires a la piscina sin más y sigas leyendo.

 

¿Cómo invierto en bolsa?

En este aspecto hay dos cosas a tener en cuenta:

  1. Qué productos existen para invertir en bolsa
  2. Dónde adquiero esos productos

Entre los productos hay una gran variedad:

  • Acciones
  • Fondos indexados o ETFs
  • Fondos de inversión
  • Futuros, opciones, CFDs…

De los citados te recomiendo dos productos:

  • Si eres de los que te gusta hacer las cosas tú mismo te aconsejo que te animes:

IMPORTANTE: No inviertas sin más. ¡Fórmate primero!

  • Si prefieres algo más cómodo y más automatizado te aconsejo:

El lugar donde se compran y venden acciones y ETFs son los brokers.

Es importante buscar uno con bajas comisiones,

y que esté registrado en la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores).

O su homólogo si está fuera de España.

No subestimes la importancia de las comisiones.

¡Tienen un papel crucial en la rentabilidad!

Si optas por una inversión rentable,

y que no requiera esfuerzo alguno por tu parte…

Tu opción son los roboadvisor.

Hay varias plataformas en España que lo están haciendo realmente bien.

No puedo extenderme más con este tema.

Espero haber captado tu atención.

Sigue leyendo.

Consolida más tu opinión sobre la conveniencia de invertir.

Ya iremos entrando en detalles.

Confía en mí.

Si algo te voy a contar es la verdad.

Te contaré lo que hago yo y cómo para evitar que pierdas dinero con los típicos errores que todos cometemos cuando empezamos.

 

Más información:

 


Tal vez te interese:


El ahorro: Cómo ahorrar fácilmente y por qué es importante

 

como ahorrar

 

Si eres de los que no llega fin de mes y no sabes como ahorrar,

en este artículo descubrirás cómo conseguirlo fácilmente y por qué te conviene.

 

¿Por qué ahorrar?

Lo primero que hay que aceptar es que cada persona es un mundo.

Algunos ahorran y hay poco que explicarles en este sentido.

Otros no guardan una.

Si eres de los que no ahorra.

O es más,

ni siquiera llegas a fin de mes…

Entonces considero que sí te van a venir bien algunas nociones sobre el ahorro.

Conviene ahorrar por varios motivos.

El primero para tener un dinero al que recurrir en caso de necesidad.

El segundo para que una vez tengamos ese colchón financiero,

tener una cantidad extra que podamos poner a trabajar,

con trabajar me refiero a invertir,

y nos genere aún más dinero.

¿Queda claro por qué ahorrar?

Primero para tener un dinero y no pasar apuros si vienen mal dadas.

Esto es lo que se denomina fondo de emergencia.

Segundo para ir generando un remanente creciente que nos genere aún más dinero.

Vamos, que ahorrando ganamos dos veces:

Tranquilidad e ingresos pasivos.

Vamos a ver cómo hacemos para ahorrar…

 

Págate a ti primero

¡Así, como te lo cuento!

Para ser consistente en el ahorro,

lo primero que vas a hacer cuando cobres,

es separar la parte que quieras ahorrar.

Si lo haces al revés,

es decir, cobras, gastas y lo que te sobre a final de mes lo ahorras…

Es mucho más complicado.

Y en cualquier caso seguro que ahorras mucho menos.

Te voy a explicar a continuación dos conocidas reglas sobre cómo ahorrar.

Son muy sencillas.

Tanto que lo mismo hasta te preguntas por qué no se te había ocurrido antes hacer algo así.

Te serán muy útiles.

Por supuesto puedes aplicarlas de manera literal,

o usarlas como referencia para desarrollar un sistema a tu gusto.

Estas son la regla del 10-30-60 y la regla del 20-30-50.

 

La regla del 10 30 60

La regla de ahorro del 10 30 60 consiste en dedicar:

  • El 10% de tus ingresos al ahorro.
  • Nunca más del 30% de tus ingresos al pago de deudas.
  • El 60% de tus ingresos para vivir.

De este modo con un sueldo de, por ejemplo, 1200 €/mes:

Retiraríamos un 10% tal cual cobremos que destinaríamos al ahorro.

Es decir, 120 € mensuales.

El siguiente 30% sería para pagar deudas.

O sea, 360 € al mes para afrontar todos nuestros gastos (hipoteca, letra del coche, compras a plazos…).

El 60% restante, que asciende a 720 €,

lo emplearíamos para nuestro sustento, facturas y ocio.

Por supuesto todo aquel dinero que no gastásemos podríamos (o deberíamos) añadirlo al ahorro de ese mes.

Si crees que tienes mayor capacidad de ahorro que un 10% mensual tal vez te resulte más adecuada la regla del 20 30 50.

 

La regla del 20 30 50

La regla de ahorro del 20 30 50 es un poco más exigente. Consiste en dedicar:

  • Un 20% de nuestros ingresos al ahorro.
  • Un 30% para gastos personales: Ropa, ocio, un viaje, un capricho, etc.
  • Un 50% para pagar todo tipo de gastos: cualquier tipo de deuda (hipoteca, coche…), alquiler, comunidad, servicios (luz, gas…), comida, formación.

Este sistema destina al ahorro un 20% de nuestros ingresos.

Empieza a ser una cantidad nada desdeñable.

Es por tanto un sistema más idóneo a partir de unos ingresos no muy ajustados.

Pondría a modo de referencia por encima de 1500 €/mes.

No obstante este criterio es muy subjetivo.

Si por ejemplo tienes un piso en propiedad ya pagado seguramente puedas ahorrar más con facilidad.

Insisto, considera cualquiera de estas reglas como una referencia.

Configura el modo de ahorro que mejor se adapte a ti.

¡Pero ahorra!

No es una orden.

Pero sí un muy buen consejo.

 

¿Sabes cuánto dinero deberías tener ahorrado a tu edad?

Descúbrelo con la fórmula de Stanley-Danko

 

Ahorro más allá de los sistemas: un estilo de vida

Te seré sincero…

Si no estás realmente convencido de la conveniencia de ahorrar…

No te tomes la molestia en empezar.

Esto es cómo decidir apuntarse a inglés o al gimnasio después de comerse las uvas en Nochevieja.

Si no tienes un objetivo claro de por qué lo haces no servirá para nada.

Lo acabarás dejando.

No me malinterpretes.

No quiero desanimarte.

Todo lo contrario.

Pero tampoco quiero empujarte a hacer algo que no va contigo.

Aunque sea conveniente.

Con el ahorro partimos de una base.

Esto no va de ahorrar por ahorrar.

Tenemos un objetivo:

Mejorar nuestra calidad de vida futura.

¿Y para tener mejor vida cuándo sea mayor tengo que privarme ahora?

No lo creas.

La cuestión es plantearte si estás viviendo la vida que quieres…

O la que el sistema hace que creas que quieres.

Seguro que todos los meses tienes gastos superfluos.

Puedes eliminar muchos de ellos,

tal vez todos…

Sin que tu calidad de vida se resienta en absoluto.

¡Ten esto claro!

En ningún momento te estoy diciendo que dejes de disfrutar.

Sólo pretendo que te reorientes para…

Voy a decirlo así:

Disfrutes de una forma más eficiente.

¡Y se puede!

Vaya si se puede.

 

¿Cómo ahorrar sin perder calidad de vida?

 

– Analiza como gastas tu dinero
– Controla tus ingresos y gastos
– Reflexiona sobre cuáles son las mejores cosas de la vida (pista: son gratis)

 

Hay varios puntos que considero claves.

Uno sería tomar conciencia de cómo gastas el dinero.

¿Lo haces cómo tú quieres o cómo la sociedad quiere?

¿De verdad necesitas cambiar de coche o de móvil?

¿Realmente necesitas más ropa?

¿Merece la pena pagar más por el simple hecho de que sea de marca?

Otra cuestión importante es controlar los ingresos y los gastos

Haz una lista con tus gastos actuales y suma cuanto supone.

Seguro que habrá más de uno de los que podrás prescindir.

Tal vez tengas contratado un paquete de móvil + internet + tele que no aprovechas.

O seguros que no necesitas, o comisiones bancarias…

Es más, incluso en el supuesto de que quieras seguir manteniendo tus seguros…

Seguro que puede renegociar los importes.

No subestimes ningún gasto por pequeño que sea.

Al final un poco de aquí y otro poco de allá acaba suponiendo un gran importe a fin de año.

Para realizar esta tarea con comodidad es aconsejable el uso de una hoja de cálculo.

Puedes hacerla gratuitamente con Google Sheets.

También hay aplicaciones para móviles gratuitas, como Fintonic o Money Pro.

Yo lo hago con una hoja de cálculo.

Tampoco tengo una economía tan complicada.

Por último tal vez lo más importante.

En esta vida las mejores cosas son gratis o casi gratis.

Disfrutar de la familia, amigos, hacer deporte, etc.

Son actividades que no tienen por qué conllevar un gran gasto.

O si se gasta no tiene por qué ser excesivo.

Las comidas con la familia, con amigos…

Yo por lo menos es lo que más disfruto.

Son las que se quedan en la memoria.

¿En tu caso no?

 


Tal vez te interese:


Desarrollo personal

Felicidad y desarrollo personal

No sólo de pan vive el hombre. El dinero tampoco lo es todo. De poco sirve nada si no hay desarrollo personal.

 

¿Por qué hablar de desarrollo personal en una web de inversiones?

Voy a empezar con una frase muy trillada.

El dinero no lo es todo en la vida.

¿Y sabes qué?

Que es una verdad como un templo.

Pero tampoco vayamos a ponernos en plan místico.

Porque a lo mejor no lo es todo…

Pero sí que es muy muy importante.

Salvo que vivas aislado en el monte o parecido.

Pero claro, sin tan aislado vivieses no tendrías ni internet ni un ordenador o análogo para estar leyendo esto.

Es más, si el dinero no te interesase nunca deberías haber acabado en una web como ésta.

La cosa es que el dinero es importante pero no lo es todo.

¿Qué es lo más importante?

La felicidad.

Ser feliz. ¡Eso sí que es el summun!

Para ser feliz mejor si la vida no te da palos.

Y tienes salud, dinero, amistad, inteligencia… Y todas las cualidades que quieras añadir.

Pero tampoco es imprescindible.

La felicidad va a depender en gran medida en la asimilación que hagamos de nuestra realidad.

¿Qué quiere decir eso?

Que la felicidad depende más de nosotros mismos que de otros factores.

La cuestión es que creo además que para ser feliz es requisito imprescindible…

Ser la mejor persona posible.

Mejor en el sentido más amplio de la palabra:

Reflexiva, activa, con aptitud y actitud…

Y sí, también ser buena persona.

 

¿Qué entiendes por desarrollo personal?

Por desarrollo personal entiendo el proceso de mejora del individuo.

Esta evolución o mejora se puede trabajar.

Reflexionando.

Desarrollando actitudes, hábitos.

Leyendo…

El desarrollo personal es la mejor forma de ahorrar tiempo.

Cuanto más progresas, menos tardas en alcanzar tus objetivos.

Brian Tracy

 

¿Pero esto qué es? ¿Un blog de autoayuda?

En absoluto.

Nada más lejos de mi intención que decir a nadie lo que tiene que hacer.

Lo que quiero decirte es que en la cuenta de Twitter compartiré:

Ideas.

Frases.

Reflexiones.

Algunas cavilaciones serán propias, otras no.

Algunas serán de personajes ilustres, otras no.

Sin más…

 

¿Y cuál es la finalidad de compartir esas frases, ideas…?

Pues resumiendo mucho la intención es:

¡Ayudar!

No tengo más pretensiones.

La finalidad con todo eso es que ganes tú.

Espero que esos pequeños apuntes te sirvan para:

  • Ampliar horizontes
  • Plantearte cosas en las que nunca has reparado
  • Poder descubrir y trabajar debilidades
  • Corregir lo que sea susceptible de ser corregido
  • Ser más productivo
  • Hacer autocrítica
  • Mejorar…

Lo que publique no son verdades absolutas.

Tampoco son mantras que debes repetir por la mañana en ayunas.

A mí me gustan las cosas sencillas.

Y esto no es una excepción.

Así que quédate con los pensamientos que comparta si y sólo si…

Los encuentras interesantes.

Te son útiles por alguna razón.

O simplemente van con tu forma de ser y ver el mundo.

Y si no pues simplemente olvídate.

Sé feliz.

 


Tal vez te interese:


Educación Financiera

 

educación financiera

 

¿Qué es la educación financiera?

La Educación Financiera es muy importante.

Se trata de tener un conocimiento mínimo sobre cómo funciona el dinero.

Lo mismo ahora te estás diciendo…

¡Pero si yo ya sé cómo funciona el dinero!

Si trabajo me pagan.

Y con ese dinero que gano pago lo que necesite o quiera comprar.

Bien, vale, eso es cierto. Pero lo de la educación financiera va un poco más allá.

 

La educación financiera va de saber consumir, de saber ahorrar y de saber generar más dinero con el objetivo de vivir mejor.

 

Por ejemplo, con el tema de comprar cosas.

Un aspecto importante es consumir de manera consciente.

Es decir, comprar lo que realmente quieres.

No lo que la sociedad y la publicidad te dicen o te hacen creer que quieres.

¡Y ojo!

Que para nada estoy defendiendo una vida de austeridad extrema.

Los caprichos están para satisfacerlos.

Pero una cosa es darse un capricho y otra malgastar el dinero que tanto te cuesta ganar sin mucho sentido.

Pues eso, uno de los aspectos importantes en la educación financiera es el de saber consumir,

y por extensión,

de adquirir hábitos de ahorro.

¡Ya verás!

¡Te daré un par de fórmulas para que por fin consigas ahorrar todos los meses!

¡Son muy sencillas y funcionan!

Como todo lo que te iré contando en esta web…

Otro aspecto importante es saber que hay más formas de ganar dinero que trabajando.

Y que están al alcance de todos.

¿Suena bien, no?

No creas que todo lo que te estoy contando es una tontería.

Ganar dinero sin trabajar es posible.

No estoy hablando de ganarte un sueldo de la noche a la mañana sin dar un palo al agua.

Estoy hablando de actuar conforme a una estrategia y conseguir que tu dinero genere más dinero.

Eso se hace invirtiendo.

Y el dinero que se gana sin trabajar son los denominados ingresos pasivos.

Con un poco de educación financiera se puede dar un buen giro a tus finanzas personales.

Tal vez te estés preguntando que si esto es tan importante y tan fácil por qué no se enseña en los colegios.

¡Y no te falta razón!

No puedo entender como algo tan importante en nuestras vidas como el dinero no se trata en las escuelas.

Como habrás podido imaginar la educación y la libertad financiera van de la mano.

 

Una inversión en conocimiento paga el mejor interés.

Benjamin Franklin

 

Si no sabes como funciona el dinero es difícil que lo controles.

Toda la gente que tiene mucho dinero sabe manejarlo.

Habrás oído alguna vez eso de la educación nos hace libres.

Pues en este caso la educación financiera nos hace libres…

Libres financieramente.

Y no tener que trabajar es mucha libertad.

¿No crees?

 

Dinero que genera dinero

Decía que una de las cosas que hay que aprender es cómo funciona el dinero.

¿Cuál es la diferencia entre un rico y un pobre?

¿Que el rico tiene mucho dinero y el pobre no?

Pues bien, déjame decirte que eso es una verdad a medias.

Claro que el rico tiene dinero y el pobre no…

Pero eso es la consecuencia, no la causa.

La diferencia está en que el rico conoce cómo funciona el dinero y el pobre no.

El rico pone cada euro a trabajar para él.

El pobre se lo gasta en satisfacer sus deseos.

 

Los ricos adquieren activos. Los pobres pasivos.

 

Dicho de una manera un poco más formal.

El rico adquiere activos y el pobre pasivos.

Los activos reportan beneficios.

Los pasivos suponen gastos.

Veámoslo con un ejemplo.

Ricky Ricón todos los meses ahorra la mitad de su sueldo,

y con ese dinero compra acciones de bolsa.

Pepe Penurias por fin consigue un trabajo y cuando cobra se compra el último iPhone,

capricho que pagará a plazos durante 24 meses.

CONCLUSIÓN:

Ricky cada vez tiene más dinero, porque ahorra y lo que ahorra lo invierte y le renta.

De modo que… ¡Cada vez es más Ricón!

Pepe no levanta nunca cabeza porque en cuanto tiene algo de dinero se lo gasta.

Por lo que… ¡Cada vez es más Penurias!

Como puedes ver tres son las claves que marcan la diferencia: el ahorro, la inversión y dejar pasar el tiempo.

Veamos cada una con un poco más de detalle.

 

Más información:

 


Tal vez te interese:


Libertad Financiera

 

libertad financiera

 

¿Has oído hablar de la libertad o independencia financiera?

Te cuento qué es y cómo conseguirla.

 

¿Qué es la libertad financiera?

Seguro que en alguna ocasión has fantaseado con lo que harías si te tocase la lotería.

Una de las cosas que primero se le pasa a la gente por la cabeza es dejar de trabajar.

Pues bien, eso sería la independencia o libertad financiera, que son lo mismo.

Dicho de una manera un poco más seria:

La independencia financiera es el estado en que tus ingresos pasivos cubren tus gastos y por tanto no necesitas trabajar para mantener tu tren de vida.

 

La libertad financiera se alcanza cuando no necesitas trabajar porque tus gastos están cubiertos por otras fuentes de ingresos.
Generalmente ingresos pasivos procedentes de inversiones.

 

¿Qué son los ingresos pasivos?

Lo más habitual es ganar dinero trabajando.

Esto es haces algo durante un determinado número de horas y en función de estas cobras.

Sin embargo existe otro tipo de ingresos.

Son los ingresos pasivos.

Estos ingresos se obtienen sin trabajar.

Es decir, no hay una relación directa tiempo y/o trabajo invertido con el dinero recibido.

Por ejemplo:

  • Rentas de alquiler de inmuebles, locales…
  • Revalorización de las acciones y sus dividendos.
  • Ingresos por propiedad intelectual, como libros o canciones.
  • Ingresos por publicidad de una web.

 

Los ingresos pasivos son aquellos que se obtienen sin trabajar.

 

Los ingresos pasivos son la llave que abre la puerta de la libertad financiera.

 

Suena bien pero… ¿Cómo lo consigo?

La sinceridad por delante.

No todo el mundo puede alcanzar la Libertad Financiera.

¡Lo siento!

Podría hacer lo que hacen otros y prometerte un método infalible para retirarte en menos de 10 años.

Todo eso por un módico, cuando no abusivo, precio.

Pero te estaría engañando.

No voy a decir que sea imposible.

Hay gente que lo consigue.

Pero seguramente por su propio ingenio.

No porque hayan comprado un curso.

Verás muchas páginas y muchos gurús de la inversión que te dirán que es posible.

Te van a vender un método infalible.

Ya te anticipo que su método sólo es válido para ellos y consiste en quedarse con el dinero de los incautos que se lo creen.

Para alcanzar la libertad financiera hay tres requisitos:

  1. Ahorrar
  2. Invertir
  3. Dejar correr el tiempo

 

Y si todo el mundo no lo consigue, ¿para qué iba a empezar si a lo mejor soy uno de ellos?

Pues porque en esta vida no todo es blanco o negro.

Que no alcances la libertad financiera no quiere decir que tu esfuerzo vaya a ser inútil.

Que tu objetivo sea que tus inversiones te renten 1000 € al mes cuando te jubiles no significa que si “sólo” rentan 600 € no haya valido la pena.

También puede ocurrir lo contrario.

Que seas un crack y que alcances la libertad financiera pronto.

Tal vez hayas oído hablar del movimiento FIRE.

 

¿Qué es el movimiento FIRE?

El término FIRE es el acrónimo de Financial Independence Early Retirement.

Que en cristiano quiere decir:

Independencia Financiera para un Retiro Temprano.

Es tal y como suena.

Lo que se persigue es conseguir unos ingresos pasivos lo más rápidamente posible para no tener que trabajar.

¿Es posible?

Sí.

Algunos lo consiguen.

Pero es algo muy poco probable.

Además, no queramos empezar la casa por el tejado.

Retomemos nuestro propósito inicial sin prisas:

Intentar alcanzar la Libertad Financiera.

 

¿Por qué iba a esforzarme yo en conseguir la libertad financiera si ya tengo un trabajo y el día de mañana cobraré una pensión?

Tal vez seas de los que piensan carpe diem porque total…

Son cuatro días.

Estamos aquí de paso, etc.

Créeme, es una actitud vitalista que respeto mucho.

Mi intención no es convencerte de que lleves una vida de monje y ahorres el 90% de tu sueldo.

Lo que quiero que comprendas es que con un mínimo de educación financiera tu patrimonio va a mejorar mucho sin apenas afectar a tu vida.

Volviendo a la pregunta.

Sí, hoy tienes trabajo.

Sí, hoy las personas que llegan a la jubilación tienen una pensión.

Pero, ¿y si alguna de estas premisas se viene abajo?

¿Qué pasará si cuando te jubiles las pensiones son insuficientes o incluso inexistentes?

Hay opiniones que aseguran que el sistema de pensiones es insostenible tal y como lo conocemos.

Otros más optimistas sostienen que siempre habrá pensiones.

Ni yo ni nadie puede conocer el futuro.

En cualquier caso, no veo nada de malo en ser previsor e intentar implementar en nuestra vida la educación financiera.

 

Más información:

 


Tal vez te interese:


Scroll to top