La fiscalidad de los dividendos

doble imposicion dividendos

 

Este es el último artículo dedicado a la inversión de dividendos.

Trataré de la manera más breve posible un tema feo pero importante:

La fiscalidad de los dividendos.

 

La fiscalidad de los dividendos

La fiscalidad, como es lógico, no es igual en todos los países.

Cada país puede establecer y modificar sus regulaciones,

así como las relaciones en este aspecto con otros países.

Además, tampoco es algo inamovible.

Las disposiciones pueden ir cambiando con el paso del tiempo.

El tema de la fiscalidad lo voy a tratar desde la perspectiva de una persona física que tributa en España.

En cuanto a la inversión en acciones que reparten dividendos nos encontramos con los siguientes supuestos:

  1. Acciones españolas
  2. Acciones extranjeras
    1. Países con convenio de doble imposición
    2. Países sin convenio de doble imposición

 

Acciones españolas

En España los dividendos tienen la consideración de rendimientos de capital mobiliario.

Esto suena muy rimbombante,

pero no quiere decir mucho más que los rendimientos del dinero que puede moverse.

Me explico,

¿puedes mover una casa?

No, ¿verdad?

Pues eso es capital inmobiliario.

¿Y unas acciones? ¿Puedes desplazarlas o moverlas¿

¿Sí?

Pues eso es capital mobiliario.

 

Nuestros dividendos tributarán al 19%, 21% ó el 23% según el tamaño de nuestra base imponible.

 

A la hora de declarar cuánto han rendido sus inversiones ha de incluir los dividendos en la base imponible de su ahorro.

La base imponible,

que también suena muy técnico,

no es otra cosa que la cifra sobre la que se aplicarán los impuestos.

Pues bien, la tributación de la base imponible se hará en los siguientes tramos (datos del 2020):

  • Para una base de hasta 6.000 € al 19%
  • Para una base entre 6.000,01 € y 50.000€ al 21%
  • Para una base por encima de 50.000,01 € al 23%

 

Acciones extranjeras

Países CON convenio de doble imposición

Cuando cobramos dividendos en un país extranjero éste nos impone una retención.

Lo que pasa es que con esto no ha acabado nuestro periplo fiscal.

 

Fuera de España, por debajo del 15%, no existe obligación de tributar.

 

Después hemos de tributar en España lo que se establezca (19%, 21% ó 23% tal y como decía antes).

Y por último podemos recuperar lo que nos retuvieron en el extranjero,

ya que en principio no tenemos obligación de tributar fuera hasta el 15%.

Esto lo haremos solicitándolo a la Hacienda Española.

Uno de los países en los que es más típico invertir es Estados Unidos.

Si no hacemos nada la retención que nos aplicarán será de un 30%.

Para evitar esto tenemos que rellenar el formulario W-8BEN.

Esto se hace en la misma web del broker.

Una vez que lo hayamos hecho se nos aplicará una retención del 15%.

Coincide que el 15% es el máximo que podemos recuperar,

por lo que podremos recuperar el importe que nos retuvieron en origen, es decir, en Estados Unidos.

¿Cómo se calcula?

Imagina que hemos cobrado 100 $ en dividendos.

Automáticamente el broker nos retendrá el 15%, o sea, 15 $.

De modo que nos quedan 85 $.

Vamos a imaginar un cambio de 1 $ = 1 € para facilitar las cosas.

Así pues nos quedan 85 €.

De los que tendremos que pagar un 19% (21% ó 23 %, según los casos), o sea, 16,15 €.

Lo siguiente es solicitar hasta el 15% de lo retenido en origen.

Cómo decíamos antes en el caso de Estados Unidos coincide con la totalidad de lo retenido.

Luego esos 15 $ que nos retuvieron,

se nos deberían devolver.

Esta solicitud de devolución se hace en la misma declaración de la renta.

El funcionamiento es igual para todos los países que tenga este convenio.

Lo único que va a variar son las retenciones.

Dependiendo de cuánto nos retengan,

recuperaremos todo o sólo una parte.

Recuerda que sólo podremos recuperar hasta un 15% de lo retenido.

Estos son los países más habituales con convenio de doble imposición (país y retención):

  • Reino Unido – 0%
  • Francia – 12,8% (antes era del 30%, que lamentablemente es la que siguen cargando los broker por no haber actualizado sus prácticas en la línea de los EEUU con el W-8BEN)
  • Holanda – 15%
  • Alemania – 26,375%
  • Suiza – 35%

Como podrás observar la retención en origen de algunos países excede el 15%.

En teoría este exceso se puede solicitar al país que nos retiene.

Cabe mencionar que el proceso de solicitud en el caso de Suiza no sólo es complejo,

sino que además,

parece ser que no sirve para nada.

Con los suizos y el dinero poca broma…

 

Países SIN convenio de doble imposición

La ley establece con carácter genérico que se podrá recuperar la menor de las cantidades retenidas,

esto dicho en cristiano quiere decir que todo aquello que exceda del 19% (21% ó 23% en su caso)

que nos aplican en España,

NO sería recuperable.

 

Volviendo al tema de las retenciones en general,

es en mi opinión un tema de consideración.

Fundamentalmente por por dos razones:

  1. Para valorar la rentabilidad
  2. El incordio de tener que vernos en papeleos añadidos para solicitar las devoluciones.

No sé,

tal vez seas los suficientemente bueno como para detectar una súper empresa en…

Alemania, por ejemplo,

que arroje una rentabilidad estratosférica,

lo petes,

y justifique todo lo que hay que hacer.

En mi opinión,

considerando la mínima posibilidad de que eso ocurra,

me centraría en invertir en empresas de países donde la cosa sea fácil, fluida.

Vamos,

que yo invierto en mi país y en aquellos con convenio de doble imposición.

Creo que otras opciones no valen mucho la pena.

 


Tal vez te interese:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top