¿Cuánto dinero debería tener ahorrado?

calcular dinero ahorrado segun ingresos y edad

¿Cuánto dinero tengo que ahorrar cada mes?

Todo lo referente a cantidades en el tema del ahorro es muy difícil de concretar.

¿Por qué?

Pues porque lo que a uno le puede parecer mucho,

a otro le puede parecer muy poco.

Cada persona es un mundo.

El ahorro es fundamental para tener un colchón al que recurrir en caso de necesidad además de poder invertir y hacer que nuestro dinero genere más dinero para nosotros.

Además de la perspectiva de cada uno,

también va a influir la economía particular.

Es decir,

no sólo va a ser importante la actitud de cada persona con el dinero,

sino también va a influir cuánto gana,

cuantos gastos ineludibles tiene,

y otros muchas cosas más que seguro me dejo en el tintero.

La cosa es que no se puede establecer una forma ni cantidad de ahorro válida para todos.

Pongo un par de ejemplos para verlo mejor,

ahorrar 500 € al mes puede ser muy difícil,

incluso imposible,

para alguien que cobre 1000 €.

Sin embargo, para alguien que cobre 3000 € al mes,

ahorrar esos mismos 500 € no debería ser un gran problema.

Ocurriría lo mismo si en lugar de hablar de cantidades hablamos de porcentajes.

Ahorrar un 10% cuando todo el dinero que ingresa una familia con hipoteca son 1000 €…

Pues es harto complicado y muchos meses seguro que imposible.

Sin embargo ahorrar un 10% para alguien que vive solo y gana 2000 € al mes…

No debería suponer problema alguno.

En cualquier caso que no pueda darse una fórmula maestra para ahorrar,

no quiere decir que no existan ciertas pautas o técnicas que resulten válidas y eficaces.

¿Cómo me organizo para ahorrar?

Pues es una buena pregunta.

Para poder trazar un plan tenemos que tener un objetivo.

Si no sabemos dónde ir,

poco sentido tiene estudiar el mapa.

La mejor manera para ahorrar de manera consistente es seguir una estrategia.

Entonces…

¿Cómo definimos cuánto ahorrar?

Hablar de cantidades fijas resulta poco útil,

pues el ahorro va a estar directamente determinado en primer lugar por los ingresos.

Sí, influyen más factores,

pero lo que es imposible del todo es ahorrar más de lo que se gana.

Por tanto a la hora de establecer una ruta a seguir con el ahorro,

resulta más interesante hablar de porcentajes.

Ya comenté en otro artículo dos reglas para ahorrar:

Si necesitas alguna inspiración de cara a perfilar tu estrategia para ahorrar más y mejor,

te recomiendo que eches un vistazo a ambas reglas.

Te las explico de una manera muy sencilla, ¡cómo todo!

Tampoco creas que son algo milagroso.

Las reglas son tan sólo un plan.

Pero son un plan sencillo, muy fácil de seguir…

¡y efectivo!

Te van a funcionar seguro.

Son algo así como una dieta llevadera.

Una dieta que si la sigues adelgazas,

y si no… ¡No!

Obvio, ¿verdad?

¿Cuánto debería tener ahorrado?

Pues esto es ya una vuelta de tuerca más,

además del verdadero objeto de todo este artículo.

Si antes decía que concretar cuánto ahorrar es algo bastante particular,

imagínate intentar medir cuánto deberías tener ahorrado en función de tu edad.

Pues bueno, como casi todo en este vida,

hay varias maneras de estimar la cantidad ahorrada.

Me centraré en la que más me gusta:

La fórmula de Stanley-Danko.

Esta fórmula fue propuesta por Thomas J. Stanley y William D. Danko,

en su libro El millonario de la puerta de al lado.

Es la siguiente:

formula ahorro stanley danko

¿Por qué me gusta esta fórmula?

Porque tiene en cuenta lo que se gana y la edad,

que son dos factores, a mi juicio claves,

a la hora de determinar cuánto tendría que tener ahorrado una persona.

Es fácil de entender que no va a tener ahorrada la misma cantidad,

una persona que cobra 2000 € al mes y otra que cobre 5000 €.

Asimismo tampoco deberían tener el mismo ahorro una persona que acabe de incorporarse al mundo laboral,

que una que lleve 20 años de carrera profesional,

u otra que esté a punto de jubilarse.

De hecho, ya que sale el tema,

aprovecho para aconsejar que más vale tener una buena cantidad para cuando llegue nuestro retiro laboral.

Que nadie sabe lo que puede pasar…

¿Qué entendemos por ahorro?

Esta pregunta tiene un poco más de miga de lo que parece.

Un poco. Tampoco mucho.

Cuando nos referimos al ahorro que tiene acumulado una persona,

no nos referimos únicamente al dinero que se tiene en el banco.

En verdad hacemos mención al patrimonio neto.

En el cálculo del patrimonio neto tenemos que sumar todos los activos y restar las deudas.

Una persona puede tener acciones,

un inmueble que dedica al alquiler,

etc.

Incluso la casa en la que uno vive,

si es en propiedad,

se puede convertir en dinero en caso de necesidad.

Y por supuesto también está lo contrario.

Una persona puede tener deudas.

Pues todo eso,

lo que suma y lo que resta,

ha de computarse en el cálculo del patrimonio neto.

De modo que sumaremos todo el dinero que tenga más todos los activos,

y restaremos todo lo que se deba.

calcular patrimonio neto

Vamos a poner todo junto en un ejemplo para entenderlo a la perfección.

Manolo Cabezón tiene 44 años.

Trabaja en Timofónica y gana 30000 € brutos al año.

En el banco tiene 6000 € ahorrados.

Vive en un piso valorado en 150000 €,

y todavía le quedan 40000 € de hipoteca.

Además de todo esto tiene unas acciones de la empresa en la que trabaja,

¡Timofónica!

Parecían una buena oportunidad en su día… ¡y ya ves tú!

Metió bastante pasta,

y ahora sólo valen 2000 €.

¿Cuál es el patrimonio neto de Manolo?

Patrimonio neto = Piso + Ahorros + Acciones – Hipoteca

Patrimonio neto = 150000 + 6000 + 2000 – 40000 = 118000 €

¿Cuánto debería tener ahorrado Manolo según sus ingresos y edad?

Ahorro = (Ingresos x Edad) / 10 = (30000 x 44) / 10 = 132000 €

Pues ya ves,

a pesar de que Manolo es una persona más o menos ahorradora,

va 14000 € por debajo de lo estimado según Stanley y Danko.

¿Y tú qué tal vas?

¿Te has hecho los cálculos?

Recuerda que el primer paso para poder poner tu dinero a trabajar…

¡Es tenerlo!

¿A qué esperas para empezar a ahorrar?

Ordena tus finanzas y empieza tu camino hacia la libertad financiera.

Calcula cuánto dinero necesitas para la jubilación con la regla del 4%.


Tal vez te interese:


La fiscalidad de los dividendos

doble imposicion dividendos

 

La fiscalidad de los dividendos es un tema feo pero importante,

con el que cerraré esta serie de artículos dedicados a la inversión de dividendos.

 

La fiscalidad de los dividendos

La fiscalidad, como es lógico, no es igual en todos los países.

Cada país puede establecer y modificar sus regulaciones,

así como las relaciones en este aspecto con otros países.

Además, tampoco es algo inamovible.

Las disposiciones pueden ir cambiando con el paso del tiempo.

El tema de la fiscalidad lo voy a tratar desde la perspectiva de una persona física que tributa en España.

En cuanto a la inversión en acciones que reparten dividendos nos encontramos con los siguientes supuestos:

  1. Acciones españolas
  2. Acciones extranjeras
    1. Países con convenio de doble imposición
    2. Países sin convenio de doble imposición

 

Acciones españolas

En España los dividendos tienen la consideración de rendimientos de capital mobiliario.

Esto suena muy rimbombante,

pero no quiere decir mucho más que los rendimientos del dinero que puede moverse.

Me explico,

¿puedes mover una casa?

No, ¿verdad?

Pues eso es capital inmobiliario.

¿Y unas acciones? ¿Puedes desplazarlas o moverlas¿

¿Sí?

Pues eso es capital mobiliario.

 

Nuestros dividendos tributarán al 19%, 21% ó el 23% según el tamaño de nuestra base imponible.

 

A la hora de declarar cuánto han rendido sus inversiones ha de incluir los dividendos en la base imponible de su ahorro.

La base imponible,

que también suena muy técnico,

no es otra cosa que la cifra sobre la que se aplicarán los impuestos.

Pues bien, la tributación de la base imponible se hará en los siguientes tramos (datos del 2020):

  • Hasta 6.000 € al 19%
  • Entre 6.000,01 € y 50.000€ al 21%
  • Por encima de 50.000,01 € al 23%

 

Acciones extranjeras

Países CON convenio de doble imposición

La fiscalidad de los dividendos, como es lógico, cambia cuando invertimos en acciones extanjeras.

Cuando cobramos dividendos en un país extranjero éste nos impone una retención.

Lo que pasa es que con esto no ha acabado nuestro periplo fiscal.

 

Fuera de España, por debajo del 15%, no existe obligación de tributar.

 

Después hemos de tributar en España lo que se establezca (19%, 21% ó 23% tal y como decía antes).

Y por último podemos recuperar lo que nos retuvieron en el extranjero,

ya que en principio no tenemos obligación de tributar fuera hasta el 15%.

Esto lo haremos solicitándolo a la Hacienda Española.

Uno de los países en los que es más típico invertir es Estados Unidos.

Si no hacemos nada la retención que nos aplicarán será de un 30%.

Para evitar esto tenemos que rellenar el formulario W-8BEN.

Esto se hace en la misma web del broker.

Una vez que lo hayamos hecho se nos aplicará una retención del 15%.

Coincide que el 15% es el máximo que podemos recuperar,

por lo que podremos recuperar el importe que nos retuvieron en origen, es decir, en Estados Unidos.

¿Cómo se calcula?

Imagina que hemos cobrado 100 $ en dividendos.

Automáticamente el broker nos retendrá el 15%, o sea, 15 $.

De modo que nos quedan 85 $.

Vamos a imaginar un cambio de 1 $ = 1 € para facilitar las cosas.

Así pues nos quedan 85 €.

De los que tendremos que pagar un 19% (21% ó 23 %, según los casos), o sea, 16,15 €.

Lo siguiente es solicitar hasta el 15% de lo retenido en origen.

Cómo decíamos antes en el caso de Estados Unidos coincide con la totalidad de lo retenido.

Luego esos 15 $ que nos retuvieron,

se nos deberían devolver.

Esta solicitud de devolución se hace en la misma declaración de la renta.

El funcionamiento es igual para todos los países que tenga este convenio.

Lo único que va a variar son las retenciones.

Dependiendo de cuánto nos retengan,

recuperaremos todo o sólo una parte.

Recuerda que sólo podremos recuperar hasta un 15% de lo retenido.

Estos son los países más habituales con convenio de doble imposición (país y retención):

  • Reino Unido – 0%
  • Francia – 12,8% (antes era del 30%, que lamentablemente es la que siguen cargando los broker por no haber actualizado sus prácticas en la línea de los EEUU con el W-8BEN)
  • Holanda – 15%
  • Alemania – 26,375%
  • Suiza – 35%

Como podrás observar la retención en origen de algunos países excede el 15%.

En teoría este exceso se puede solicitar al país que nos retiene.

Cabe mencionar que el proceso de solicitud en el caso de Suiza no sólo es complejo,

sino que además,

parece ser que no sirve para nada.

Con los suizos y el dinero poca broma…

 

Países SIN convenio de doble imposición

Respecto a la fiscalidad de los dividendos cuando invertimos en países con los que no existe convenio de doble imposición,

la ley establece con carácter genérico que se podrá recuperar la menor de las cantidades retenidas,

esto dicho en cristiano quiere decir que todo aquello que exceda del 19% (21% ó 23% en su caso)

que nos aplican en España,

NO sería recuperable.

 

Volviendo al tema de las retenciones en general,

es en mi opinión un tema de consideración.

Fundamentalmente por por dos razones:

  1. Para valorar la rentabilidad
  2. El incordio de tener que vernos en papeleos añadidos para solicitar las devoluciones.

No sé,

tal vez seas los suficientemente bueno como para detectar una súper empresa en…

Alemania, por ejemplo,

que arroje una rentabilidad estratosférica,

lo petes,

y justifique todo lo que hay que hacer.

En mi opinión,

considerando la mínima posibilidad de que eso ocurra,

me centraría en invertir en empresas de países donde la cosa sea fácil, fluida.

Vamos,

que yo invierto en mi país y en aquellos con convenio de doble imposición.

Creo que otras opciones no valen mucho la pena.

 


Tal vez te interese:


¿Qué es la rentabilidad por dividendo?

que es la rentabilidad por dividendo

 

¿Qué es la rentabilidad por dividendo?

Si vienes de leer los artículos anteriores sobre invertir en dividendos y el dividendo,

tendrás claro que el importe del dividendo viene determinado por,

su beneficio por acción (BPA) y el pay-out,

lo cual no acaba de determinar por completo la rentabilidad por dividendo que obtendremos.

¿Por qué?

Pues porque la rentabilidad por dividendo obtenida

depende del precio al que cotiza la acción.

 

La rentabilidad por dividendo de una acción depende de:
– El importe del dividendo por acción
– El precio al que compramos la acción

 

Vamos a verlo con un ejemplo.

Seguimos con las acciones de Timofónica…

Imagina que compras las acciones a 100 € cada una.

El importe del dividendo era de 4 €.

Lo cual quiere decir que tiene una rentabilidad del 4% anual.

¿Vemos la diferencia entre BPA, pay-out y rentabilidad por dividendo?

El BPA era de 10 € por acción,

como el pay-out es del 40%…

El importe del dividendo es de 4 €.

Como la acción vale 100 €,

la rentabilidad por dividendo es el 4%.

¿Por qué afecta el precio de la acción?

Pues porque el importe del dividendo fijado para un año en concreto,

lo normal es que se mantenga para todo el año.

Si compras las acciones a 100 € los 4 € de dividendo suponen el 4%.

¿Pero qué ocurre si las acciones bajan a la mitad?

Pues que si compras las acciones a menos precio…

¡La rentabilidad por dividendo sube!

¿Por qué?

Pues porque como te decía el importe del dividendo no varía,

así que a los que compren las acciones a 50 € el dividendo de 4 € les supondrá

una rentabilidad por dividendo del 8%.

 

¿Cómo se calcula la rentabilidad por dividendo?

Muy fácil,

se calcula dividiendo el importe del dividendo entre el precio de la acción,

y multiplicando por 1oo.

 

Rentabilidad por dividendo = (dividendo / cotización) x 100

 

Seguimos con el ejemplo anterior:

El dividendo es 4 € por acción.

Si uno compra las acciones a 100 € su rentabilidad será de:

4/100 x 100 = 4%

Si las acciones se compran a 50 € la rentabilidad obtenida sería de:

4/50 x 100 = 8%

Se entiende por qué la cotización influye en la rentabilidad por dividendo, ¿no?

 

La rentabilidad y el incremento del dividendo

Que la acción baje aumenta la rentabilidad del dividendo,

pero esto no es que sea lo más deseable,

pues que el precio caiga es un síntoma de debilidad.

Y grábate esto a fuego:

Los valores débiles o bajistas son inversiones de las que hay que huir.

 

El dividendo puede crecer porque:
– Aumenten los beneficios de la empresa
– Se incremente el pay-out

 

Un aumento de la rentabilidad se produce por el incremento del dividendo.

Las empresas fuertes y estables, con negocios sólidos,

suelen aumentar el dividendo año a año.

Volvemos con Timofónica,

aprovecho para apuntar que todo parecido con la realidad es pura coincidencia…

Tenía un dividendo de 4 €,

como el negocio va bien,

al año que viene va a pagar 4,4€.

¡Esto es un aumento del dividendo del 10%!

Si al año que viene vuelve a ir bien y lo aumenta otro tanto…

el dividendo será de 4,84 €.

El aumento no es lineal,

sino exponencial.

La base es la misma que la del interés compuesto.

El tener un valor que año a año aumenta el dividendo,

supone una gran rentabilidad con el paso del tiempo.

El aumento del dividendo puede proceder de dos vías.

Una sería por un aumento de los beneficios.

Si los beneficios aumentan,

aumenta el beneficio por acción,

y por tanto el importe del dividendo.

La otra posibilidad es que los dividendos no aumenten,

pero sí lo haga el pay-out.

Es decir, el beneficio por acción es el mismo,

pero la empresa decide pagar en vez del 40% el 50%.

Obviamente el escenario más deseable es el aumento de beneficios.

Así el reparto se produce de la ganancia del propio negocio,

no de minorar la parte de ese beneficio a realizar más inversiones.

En este aspecto influye además el pay-out actual.

Si el pay-out de una empresa es del 90% tiene poco margen de maniobra.

Si por un contrario es bajo,

hay mayor capacidad para aumentarlo.

 

Las empresas que aumentan su dividendo ininterrumpidamente durante más de:
– 25 años son los aristócratas del dividendo (Dividend Aristocrats)
– 50 años son los reyes del dividendo (Dividend Kings)

 

Cabe recordar la existencia de los reyes y los aristócratas del dividendo,

que son empresas que llevan aumentando el dividendo,

de manera ininterrumpida,

50 y 25 años, respectivamente.

Continuamos con los tipos de dividendo.

 


Tal vez te interese:


¿Qué es un dividendo?

dividendos definicion

 

¿Qué es el dividendo?

El dividendo es un dinero que algunas empresas reparten a sus accionistas.

Hasta aquí imagino que no cuento nada nuevo a nadie.

 

El dividendo es la parte del beneficio de una empresa que ésta reparte proporcionalmente entre sus accionistas.

 

¿Pero de dónde se supone que sale ese dinero?

De los beneficios.

O al menos eso se supone…

Me explico.

Por definición el dividendo es la parte del beneficio de la empresa que ésta entrega a sus accionistas.

Lo que ocurre es que en ocasiones las empresas maquillan sus resultados,

y si son acciones con un buen historial en reparto de dividendos,

cuando las cosas no van tan bien,

tal vez sigan repartiéndolo.

Y si una empresa pasa por un bache temporal,

pues bueno, no pasa nada,

pero como empiece a ir mal y se empecine en mantener el dividendo,

pues crea un espejismo que no sólo no mejora su situación sino que la empeora.

Es como no llegar a final de mes y pedir un préstamo para ir de vacaciones.

Sí, tienes beneficios (tu sueldo),

pero no te llega,

así que bien del todo no está la cosa.

Y coges y te vas de vacaciones,

así que desde fuera parece que las cosas van bien.

Pero no es así. No van bien.

Es más, si te endeudas para irte de vacaciones,

cuando vuelvas la cosa estará aún peor.

Pues con una empresa puede pasar igual,

sí, en bruto puede tener beneficios,

pero habrá que valorar si estos son suficientes para garantizar la viabilidad del negocio.

Si se endeuda para hacer cosas como recomprar acciones o pagar dividendos…

Pues mal. Creo que no hace falta explicarlo.

Afortunadamente no es una práctica habitual.

Retomo el hilo…

Los dividendos son la parte de los beneficios de la empresa que se reparte entre los accionistas.

Aquí entra el concepto del beneficio por acción o BPA.

Si cogemos el beneficio neto de una empresa y lo dividimos entre el número de acciones que componen el capital social,

tenemos el beneficio por acción.

 

¿Qué es el pay-out?

Como decía el dividendo se paga de los beneficios.

La parte total de los beneficios que corresponde a cada acción es el BPA.

¿Se reparte la totalidad del BPA cómo dividendo?

No.

 

El pay-out es la parte del beneficio por acción que una empresa decide repartir con sus accionistas en forma de dividendo.
El pay-out suele expresarse en forma de porcentaje.

 

Las empresas pueden utilizar sus beneficios de muchas maneras.

Amortizar deuda,

realizar inversiones, lo que sea.

Por lo que sólo se reparte una parte del beneficio correspondiente a cada acción.

La parte que se reparte,

¡vaya rima!

es el pay-out.

El pay-out se suele expresar en términos de porcentaje.

Vamos con un ejemplo:

Imaginemos una empresa que reparte dividendo.

Se llama… Timofónica.

Tiene unos beneficios por acción de 10 €.

Decide que va a pagar un dividendo con un pay-out del 40%.

Así que el dividendo será el 40% de 10 €, es decir,

4 € por acción.

Fácil, ¿no?

 

¿Afecta el pago del dividendo a la cotización?

Pues sí, sí que afecta.

No es ningún regalo como algunos se creen.

El dinero que te pagan como dividendo se resta a la cotización de la acción.

 

Las acciones de una empresa descuentan de su cotización el importe que se reparte como dividendo.

 

Así pues, si nuestras acciones de Timofónica estaban a 100 € antes del dividendo,

cuando lo paguen estarán a 96 €.

Yo lo veo un poco una tontería.

Es como que te diga…

Déjame tu cartera que te voy a dar la propina.

Entonces tu me dejas la cartera,

de entre el dinero que llevas te cojo 5 €,

te los doy y te digo:

Toma, para un café.

¿Cómo se te ha quedado el cuerpo?

Porque eso es un dividendo.

Te cogen un dinero que es tuyo y te lo dan como si te regalaran algo.

Pero es la cosa no acaba ahí…

 

¿Hay que tributar por los dividendos?

¡Exacto!

No sólo te dan un dinero que es tuyo.

¡Es que además vas a tener que pagar impuestos por él!

 

En la declaración de la renta de cada año debe tributarse por los dividendos recibidos.
El dividendo supone tributar dos veces por el mismo beneficio.
Primero lo hace la empresa y después el accionista.

 

Pero si todavía no te parece suficientemente malo has de saber que…

Vas a tributar por él dos veces.

Me explico:

La empresa ya tributó por ese beneficio.

Recuerda que el dividendo se reparte con el beneficio neto, no el bruto.

Y no te equivoques,

tú eres propietario de la empresa.

Por lo que en principio ya habrías tributado por ese dinero…

Pero lo volverás a hacer.

La primera vez cumpliste con el fisco como empresa vía el impuesto de sociedades,

y ahora lo volverás a hacer como individuo vía IRPF (impuesto sobre la renta de las personas físicas).

En cualquier caso quiero que quede muy claro que:

pagar impuestos supone una pérdida directa de poder adquisitivo.

Conviene valerse de todos los métodos legales para evitar o demorar su pago.

Así que si pagarlos una vez es malo,

¡imagina dos!

Resumiendo…

Lo diré muy clarito para que te lo grabes a fuego:

La fiscalidad del dividendo es una caca.

Ejemplo:

Tienes 10 acciones de Timofónica.

Cada una a 100 €.

O sea, tienes 1000 €.

Cobras un dividendo de 4 € por acción.

Como tienes 10 acciones cobras…

40 €,

por lo que pasas a tener 960 € en acciones.

De esos 40 € tienes que tributar un 19%.

Eso son 7,6 € (te chafo la sorpresa… Son los que vas a perder).

Lo que quiere decir que te quedan limpios 32,4 €.

Resumiendo entre tus acciones (960 €) y tus dividendos (32,4 €) tienes 992,4 €.

Si no hubiera habido reparto de dividendos tendrías tus acciones mondas y lirondas, o sea, 1000 €.

¿Qué es mejor?

Hay auténticos talibanes del dividendo que no llevan nada bien que se cuestione esta estrategia.

En fin, yo por esta razón no la acabo de ver.

Son números.

No entran a debate.

Saca tus propias conclusiones.

Además…

Son muchos los inversores que utilizan los dividendos para comprar más acciones,

así que además de tributar tendrán que pagar la comisión del broker…

Vamos, que para eso mejor que no te den nada.

Así te ahorras trabajo y dinero.

 

¿Si una empresa no reparte dividendos es porque no tiene beneficios?

Para nada.

No hagas una asociación dividendo beneficio porque no es así.

Si una empresa no tiene beneficios,

seguramente no dará dividendos.

Si una empresa tiene beneficios,

puede optar por repartir dividendos,

o por reinvertir el beneficio en seguir creciendo.

 

Hay empresas que a pesar de tener grandes beneficios no reparten dividendos, principalmente porque realizan inversiones para que el negocio siga creciendo.

 

Las empresas que tienen beneficios y lo reinvierten es porque,

tienen posibilidades de expansión o abren nuevas vías de negocio.

Y por lo general,

tienden a revalorizarse mucho más.

Al contrario de lo que decíamos antes…

¡Se gana dos veces!

Por lo que crece la empresa si usa los beneficios bien,

y por lo que se ahorra uno en impuestos.

Como puedes ver el tema de los dividendos tiene su miga.

Seguiremos con otro aspecto importante en el siguiente post: La rentabilidad por dividendo.

 


Tal vez te interese:


La estrategia de inversión en dividendos

Cómo invertir en dividendos

 

¿Qué es invertir en dividendos?

La inversión en dividendos consiste en,

valga la redundancia,

comprar empresas que repartan dividendo.

Esto quiere decir que además de cómo vaya la cotización de nuestras acciones,

cobraremos de manera periódica los dividendos que esta pague.

Suena bien, ¿verdad?

Seguro que ya te estás imaginando con unas acciones en tu cartera que no hacen más que subir,

y además te pagan dividendo.

¡Toma ya!

¡Si eso es ganar dos veces!

Me alegra haber llegado a este punto.

Es el momento perfecto para recordarte eso de que:

Nadie da duros a cuatro pesetas.

No es oro todo lo que reluce.

Así que a lo largo de los siguientes posts voy a intentar explicarte por qué tal vez NO sea tan buena estrategia.

 

¿Qué es invertir en dividendos?
– La estrategia de invertir en dividendos crecientes
– ¿Qué son los dividendos crecientes?
– ¿Las empresas siempre aumentan el dividendo?
¿Qué es el dividendo?
– ¿Qué es el pay-out?
– ¿Afecta a la cotización?
La rentabilidad por dividendo
– ¿Cómo se calcula?
– La rentabilidad y el incremento del dividendo
Tipos de dividendo
– ¿Qué tipos de dividendo hay?
– ¿Qué modalidades de pago?
– Las fechas clave de los dividendos
Scrip dividend
– ¿Qué es el scrip dividend?
– ¿Afecta a la participación en la empresa?
– ¿Qué opciones tiene el inversor?
Fiscalidad de los dividendos
– Acciones españolas
– Acciones extranjeras. Países con convenio de doble imposición
– Acciones extranjeras. Países sin convenio

 

Estrategia de inversión en dividendos (crecientes)

En un post reciente hablaba de:

Te aconsejo su lectura.

No te llevará tiempo y ampliará tu visión de cómo invertir.

 

La estrategia de inversión en dividendos se centra en comprar acciones de empresas que repartan dividendos.
Si el historial de dividendos es largo y además aumenta la retribución año a año estaríamos hablando de una estrategia de inversión en dividendos crecientes.

 

No obstante te haré un resumen muy resumido:

¿Es importante tener una estrategia de inversión para invertir?

Tan importante como una cuerda para hacer puenting.

Puede ser que inviertas por instinto,

porque eres mucho más listo que el 95% de personas,

y te vaya bien.

Aunque sin ofender… Lo veo difícil.

La estadística juega en tu contra.

Es casi tan difícil como hacer puenting y que pase un barco contenedor lleno de almohadas de plumas.

Bueno, lo del barco es más difícil,

sólo pretendía enfatizar que seguramente vas a pringar pasta si no planificas.

En cuanto a los tipos de estrategias de inversión hablo de varias,

pero aquí sólo nos interesa la inversión en dividendos.

¿Por qué he puesto crecientes entre paréntesis?

Porque hay una estrategia denominada:

Dividend Growth Investing.

Conocida también por sus iniciales: DGI,

y que significa Inversión en Dividendos Crecientes.

 

¿Qué quiere decir dividendo creciente?

Voy a resetearme que se están juntándose muchos conceptos.

Una estrategia de inversión en dividendos consiste en:

comprar acciones que repartan dividendos.

Una modalidad dentro de esta estrategia es

la inversión en dividendos crecientes, que consiste en:

comprar acciones de empresas que no sólo reparten dividendos sino que además,

aumentan éste año a año.

 

¿Pero hay empresas que todos los años aumentan el dividendo?

A ver, las empresas buenas crecen año a año,

y lo suyo es que si ellas crecen, su beneficio también,

y si su beneficio crece,

y la empresa quiere,

aumentan el dividendo junto con el beneficio.

 

Las empresas que aumentan su dividendo ininterrumpidamente durante más de:
– 25 años son los aristócratas del dividendo (Dividend Aristocrats)
– 50 años son los reyes del dividendo (Dividend Kings)

 

Hay empresas que llevan mucho tiempo aumentando el dividendo,

y con mucho tiempo quiero decir más de 25 años en unos casos,

¡y más de 50 años en otros!

Estas empresas son las denominadas aristócratas del dividendo y reyes del dividendo, respectivamente.

Pero no todo el monte es orégano.

Que una empresa reparta dividendo no quiere decir que lo vaya a hacer siempre,

ni mucho menos que siempre lo vaya a aumentar.

Igualmente es posible que una empresa aumente beneficios,

pero no aumente el dividendo.

O lo contrario,

aunque suene raro,

puede ser que sus beneficios disminuyan y a pesar de eso,

sí que aumente el dividendo.

Lo que sí suele ser una norma que se cumple,

tarde o temprano,

es que si las cosas no van bien,

las empresas congelen el dividendo,

o incluso lo supriman hasta que las cosas vuelvan a ir bien.

Ya veremos más adelante como funciona esto,

¿qué es el payout?

Etc.

No obstante,

si estabas pensando invertir en dividendos para asegurarte una renta,

que sepas que creer que está asegurado no es correcto.

Es más, si lo piensas,

es que seguro en esta vida no hay nada.

Ya tenemos claro en que consiste la estrategia de inversión en dividendos,

continuaremos avanzando con el tema en otros posts.

Empezaremos abordando: ¿Qué es el dividendo?

 


Tal vez te interese:


¿Qué tipos de estrategia de inversión hay?

Tipos de estrategias de inversión

 

Tipos de estrategias de inversión

 

Puedes acceder a mis guías rápidas sobre cómo invertir:
Buy&Hold o comprar y mantener
Dollar Cost Averaging (DCA) o promediar
Growth investing o inversión en crecimiento
Value investing o inversión en valor
Indexación o inversión pasiva
Dividend Growth Investing (DGI) o inversión en dividendos crecientes
Momentum

 

Hay muchos tipos de estrategias de inversión.

Difieren entre sí en plazos, riesgo, agresividad…

En fin muchas cosas.

No sería correcto hablar de mejores y peores.

¿Por qué?

Pues porque todas son susceptibles de ganar o perder.

A lo mejor la que gana mucho y rápido,

acaba siendo una estrategia perdedora a la larga.

Y al contrario,

una estrategia puede dar menos rendimiento,

pero como en la fábula de la tortuga y la liebre,

al final, con el paso del tiempo,

mucho tiempo,

acaba siendo más rentable.

Pero sobre todo no se puede hablar de estrategias mejores y peores porque:

han de amoldarse a tu personalidad.

Si coges una estrategia muy agresiva

y no estás hecho para ese perfil,

abandonarás.

Y seguramente lo harás en el peor momento.

Has de elegir y desarrollar una estrategia que se adapte a ti.

Nunca tú a la estrategia.

Te cito algunas estrategias.

 

Buy&Hold

Traducido comprar y mantener.

Es una estrategia de largo plazo.

¿Cuánto es largo plazo?

Pues mucho.

Hablamos de años.

Si ahora tuvieras 80 años y en su día elegiste Coca-Cola,

pues podríamos estar hablando de toda la vida.

Con que mira si es largo plazo.

 

La estrategia Buy&Hold consiste en comprar valores y tenerlos mucho tiempo.
Es una estrategia sencilla y rentable.

 

Esta estrategia es buena porque requiere poco trabajo.

No sólo no hay que estar pendiente de la bolsa.

Es más, es mejor no mirarla.

Para no caer en la maldición de dejarnos llevar por las fluctuaciones de precios.

Además como se hacen pocas compras y ventas,

se reduce mucho el gasto en comisiones.

Si la empresa es buena, su negocio sólido, estable, bien gestionada, etc.

Se mantiene en cartera.

Sólo se vende si algo cambia.

Por ejemplo BlackBerry lo petó en su momento,

hasta que llegaron los smartphones.

El negocio evolucionó pero la empresa no.

¡Pues a vender!

La cotización de Google bajó con la pandemia del Covid.

Pero el negocio era igual de bueno antes que después del virus.

¡Pues NO se vende!

Es más, se aprovecha la caída para comprar más.

Esa es la dinámica que hay que tener con el Buy&Hold.

Comprar y estarse lo más quieto posible,

y dejar los beneficios correr.

 

DCA

Su nombre viene del inglés.

Dollar Cost Averaging.

Y viene a significar algo así como:

Promediar el coste en dólares.

Dicho en cristiano…

¡Promediar!

 

La estrategia DCA nos permite invertir de manera automática.
Automatizar nuestros movimientos es bueno para evitar actuar de manera emocional.

 

La estrategia consiste en comprar de forma periódica a lo largo del tiempo.

Pase lo que pase.

Como un robot.

Imaginemos que invertimos todos los meses.

Pues todos los meses a comprar acciones.

Está probado que es muy rentable en el tiempo.

Se trata de una manera de invertir automática.

Esto es muy bueno.

Recuerda lo de dejar fuera las emociones.

Vamos con un ejemplo.

Sigues esta estrategia invirtiendo todos los meses.

Así pues todos los meses compras.

Acciones de Coca-Cola, para no variar.

Hoy valen a 50 $…

Compras.

Al mes siguiente valen 60 $…

Compras.

Bajonazo… Al mes siguiente valen 45$.

Pues tú compras también.

De esta manera estás siempre invirtiendo.

Eso te hace inmune a las fluctuaciones del precio.

Pues con tus compras periódicas obtienes un precio promedio que,

suaviza los picos más altos y bajos,

y evitarás dejarte llevar por el miedo y la euforia en momentos de grandes bajadas y subidas.

 

Growth investing

El growth investing es la inversión en empresas con un fuerte potencial de crecimiento.

Es decir,

empresas cuyos beneficios se espera que aumenten próximamente.

La mejor manera de entender esto es volviendo atrás en el tiempo.

Piensa en empresas como:

  • Facebook
  • Apple
  • Amazon
  • Microsoft
  • Google

Todas ellas son negocios bastante nuevos.

Eso supone que hace no muchos años se pudo invertir en ellas a precios muy muy bajos.

¡Mira lo que valen hoy!

La estrategia Growth investing busca empresas con gran potencial de crecimiento.

 

Haber invertido en su momento cantidades del orden de 10000 $ en una de ellas,

¡supondría ser hoy millonario!

¡Eso sí que es crecimiento!

Pues bien,

a eso es a lo que aspira esta estrategia,

a encontrar empresas con un buen negocio y mucho potencial de crecimiento.

Si para colmo acaban siendo tan buenas como alguna de las FAAMG,

¡pues éxitazo!

Cabe señalar que hay quienes consideran el growth investing

como una parte de la inversión en valor.

¿Qué que es la inversión en valor?

Ahora te lo digo….

 

Value investing

El value es la muy denominada inversión en valor.

La elección de valores a comprar se realiza en función de sus fundamentales,

su modelo de negocio,

el momento del mercado…

Dicho de una manera más sencilla,

el value pretende comprar buenas empresas a buen precio.

Si esta estrategia hubiera sido española se llamaría BBB,

Bueno, Bonito y Barato.

Como se desarrolló en Estados Unidos,

se llama Value Investing.

Que es un nombre mucho más normal para los angloparlantes,

y muy molón para los hispanohablantes.

La estrategia value busca comprar buenas compañías en el mejor momento.

 

Volviendo al tema,

esta estrategia pretende comprar empresas cuyo valor intrínseco,

está por encima de su precio de mercado.

Es por eso que intentan adquirir acciones castigadas por las fluctuaciones del mercado.

¿Te has fijado en los dos conceptos?

Valor y precio.

No son lo mismo.

Valor es lo que costaría algo en función a sus características.

Precio es lo que paga el mercado por ese algo.

La filosofía value dice que cuando el precio sea menor que el valor,

es el momento de comprar buenas empresas.

 

Indexación o inversión pasiva

La indexación y la inversión pasiva es lo mismo.

¿En qué consiste?

En seguir la evolución de un índice bursátil en lugar de seleccionar acciones individuales.

¿Qué es un índice?

Un índice no es más que la representación de la cotización de los valores que lo componen.

Están compuestos por muchas acciones:

El Ibex-35, por 35 valores.

El S&P500, por 500 acciones.

 

La inversión indexada tiene como objetivo replicar los movimientos de un índice.
La inversión se realiza a través de fondos de inversión o ETFs.
Por sus bajos costes y rentabilidad es tal vez la opción más interesante.

 

Para comprar todas las acciones del índice hacer falta mucho dinero.

¡Pero mucho!

Además hay que comprarlas en la misma proporción.

No vale comprar una de cada y ya está.

¿Entonces cómo se indexa un inversor?

Mediante la compra de un fondo de inversión que replique a un índice.

También lo puede hacer con un ETF,

que es un fondo de inversión cotizado.

Esos fondos o ETFs compran las acciones del índice que replican.

Para ser sinceros igual no compran todas.

Tampoco en la misma proporción,

pero sí de una manera muy aproximada.

Es una inversión muy rentable.

Estadísticamente no hay prácticamente ningún gestor activo,

ni fondo de inversión de gestión activa,

esto es que compren y vendan acciones continuamente,

que lo haga mejor que el índice de manera sostenida en el tiempo.

Lo de llamarlo inversión pasiva es porque el inversor no tiene que hacer nada.

Compra el fondo o ETF…

¡Y ya está!

La gestora del fondo será la que haga los mínimos movimientos precisos.

Todo ello para seguir replicando al índice lo más fielmente posible.

Como el inversor no hace nada,

y el fondo hace muy pocos movimientos,

se ahorra mucho en comisiones,

por lo que encima de obtener un buen rendimiento,

se paga poco.

¡Así que dos veces bueno!

Como digo,

es la manera más rentable de invertir.

 

Inversión en dividendos

Esta estrategia pone el acento en la rentabilidad por dividendo de una acción,

en lugar de en la cotización.

El objeto principal es el de conseguir unos ingresos recurrentes.

 

La inversión en dividendos se basa en obtener una retribución estable de sus valores.

 

Cuando se tiene una cartera amplia,

todos los meses cobraremos dividendos de una u otra empresa.

Esta estrategia también se llama DGI,

Dividend Growth Investing.

Es lo mismo,

lo único que pone el acento en invertir en empresas cuyo dividendo,

crezca año a año.

 

Las empresas cuyos dividendos llevan subiendo más de 25 años son conocidas como aristócratas del dividendo.

 

En cuanto a los pros y contras de invertir en dividendos,

tiene como positivo que al cobrar una renta,

el inversor es reacio a vender la acción.

Eso con carácter general es bueno.

Cuantos menos movimientos de cartera,

mejor suele ir la cosa.

En cuanto a lo negativo de la inversión en dividendos,

todo lo demás.

Para mí lo primero es obtener la mayor rentabilidad.

Sea como sea.

¿Qué prefieres?

Una empresa que cae en un año cae un 10% y te paga un 2% de dividendo,

o una empresa que no paga dividendo y su cotización sube un 10%.

Yo lo tengo claro.

Además el dividendo es un dinero que se detrae de la acción.

Por el que encima hay que tributar.

Vamos, que no lo veo.

La estrategia como tal creo que ya está descrita.

Si aun con todo te interesa te recomiendo leer la serie de artículos que hice al respecto.

Invertir en dividendos, se llama.

Seguro que te interesará.

 

Momentum

La estrategia de momentum es en verdad análisis técnico.

Se basa en la presunción de que aquellos valores que suben con fuerza,

van a seguir haciéndolo.

Es una estrategia un tanto delicada.

Sobre todo si estamos ante una burbuja.

 

La estrategia de momentum compra aquellos valores que están subiendo más que el resto.

 

¿Dónde está la dificultad?

Bueno, detectar una subida fuerte es fácil.

Basta con mirar un gráfico para distinguir:

Qué sube con fuerza y qué no.

Así que entrar es fácil.

Sube fuerte,

soy inversor momentum,

pues compro.

La dificultad está en saber cuándo salir.

Un stop-loss podría valer si nos encontramos ante algo que simplemente deja de subir,

pero como sea una burbuja,

explote

y abra con un súper hueco a la baja (lo que se denomina gap bajista)…

Pues la pérdida está asegurada.

Y como nos quedemos enganchados,

con esa efímera esperanza del “a ver si recupera”,

pues vamos a perder dinero y salud…

Salud por estar dándole vueltas a la cabeza. No por otra cosa.

Amén de que todo esto requiere manejarse bien con los stop-loss,

que eso ya es otra historia.

En fin, voy a ser claro con esta estrategia:

Yo escribo con un lenguaje llano,

intento explicar las cosas para que se me entienda.

Eso es así, entre otras cosas,

porque esta web la dirijo especialmente a la gente que se inicia.

Y aquí mi consejo:

Si estás iniciándote con las inversiones,

el momentum no es lo tuyo.

Si ya sabes lo que te haces,

entonces tú decides.

 

Pues hasta aquí llega el post.

Por supuesto hay más estrategias:

Small Caps,

GAD, o gestión automática del dinero,

Perros del Dow,

Invertir en máximos históricos…

Me he limitado a comentar las más conocidas de una manera breve y sencilla.

Si son las más conocidas,

seguramente sea también porque son las mejores, ¿no crees?

Por supuesto no son conceptos encapsulados.

Puedes modificar la estrategia a tu gusto.

También puedes usar o combinar varias estrategias.

Por ejemplo:

Puedes ser value por el tipo de empresas que compras,

y buy&hold porque las compras para tenerlas mucho tiempo en cartera.

Como puedes ver podría continuar el artículo hablando de otras estrategias,

pero ya es lo suficientemente extenso así.

Espero que te sea de utilidad

y te ayude a encontrar una estrategia de inversión con la que te sientas cómodo.

 

Tal vez te interese:

 


¿Por qué NO invertir en ETFs de materias primas?

como funcionan etf petroleo

 

¿Por qué no aconsejo invertir en ETCs de materias primas?

Te lo diré de sopetón:

Porque en muchos casos no replican fielmente el precio de la materia prima.

Sobre todo en las subidas.

Por lo que si crees que una materia prima va a subir,

como pensé yo con el petróleo cuando empezó a bajar con el Covid,

y compras un ETF que replique su precio para obtener la esperada revalorización,

como hice yo en ese sueño petrolífero,

es posible que se te quede cara de tonto,

como la que se me quedó a mí…

Perdiendo casi un 10%…

A pesar de que el petróleo había subido un 50% sobre mi precio medio de compra!!!

 

¡Recuerda! Los ETCs no siempre replican fielmente la evolución del precio del subyacente, o sea, de la materia prima.

 

 

¿Por qué ocurre esto?

Lo primero a aclarar es que en verdad no invertimos en un ETF.

Se trata de un ETC.

Exchange Trade Commodity, en inglés.

Materias primas negociables, para entendernos nosotros.

Son productos análogos.

La dinámica para nosotros va a ser la misma.

Tan análogos que incluso se les suele llamar ETF a los ETC.

Pero insisto:

Aunque los vayamos a operar igual no son exactamente lo mismo.

Continuamos…

 

Hay dos tipos de ETC. Físicos y sintéticos:
– Los físicos adquieren la materia prima
– Los sintéticos adquieren derivados (como los futuros) sobre la materia prima

 

Hay dos tipos de ETC.

  • ETC Físicos
  • ETC Sintéticos

Los físicos adquieren la materia prima de verdad.

En estos podría invertirse…

previa lectura y compresión de sus especificaciones: operativa, gastos, etc.

Los sintéticos invierten en la materia prima mediante futuros.

Son más delicados.

Son los ETC sintéticos con los que nos podemos llevar un gran chasco.

Veamos por qué.

 

¿Cómo operan los futuros los ETC?

Tendremos que empezar diciendo qué son los futuros…

Los contratos de futuros son un acuerdo entre dos partes.

¿Acuerdo para qué?

Para venderse un producto a un precio concreto en una fecha determinada.

Así pues, el que vende recibe el dinero y contrae la obligación de entregar el producto en dicha fecha,

mientras el comprador adquiere el derecho de recibirlo.

La cuestión es que no vale sólo fijarse en el precio actual.

Hay que valorar también el que viene después.

Según el precio vaya a subir o bajar nos encontraremos con una situación de:

Contango o backwardation.

Contango cuando el futuro vale más que el precio actual (o precio spot).

Backwardation cuando el futuro vale menos que el precio actual (o precio spot).

La gráfica de la evolución del precio en estas situaciones es bien distinta.

Diciéndolo a lo bruto…

En el contango va para arriba

y en el backwardation para abajo.

No explico más sobre contango y backwardation.

Si te interesa el tema tienes sendos artículos en mi web.

 

¿Y qué problema supone el contango o el backwardation a la hora de invertir?

Pues básicamente que el precio no se va a reproducir fielmente.

Más o menos sí.

Es decir, si sube la materia prima, seguramente el ETC subirá.

Si baja la materia prima, seguramente el ETC bajará,

Fíjate que digo seguramente…

Y es que puede que no sea así.

¿Por qué?

Pues porque la materia prima (a la cual se le llama subyacente),

no sube hasta arriba y luego baja hasta abajo sin más,

hay titubeos, oscilaciones,

y esto genera que se alternen contango y backwardation,

y entonces no se replica el precio al 100%.

Si el precio sube seguramente el ETC también,

pero es casi imposible que lo haga en la misma proporción.

Y que conste que digo lo del casi sólo por curarme en salud.

Por aquello del “impossible is nothing”.

Porque en la práctica no se replicará igual.

Qué sí, que sí, te estarás diciendo…

¿Pero por qué?

Encontraremos el porqué respondiendo a la siguiente pregunta…

 

¿Cómo rolan los contratos de futuros los ETC de materias primas?

Cada uno lo puede hacer como quiera.

Es algo que especificará en la web del emisor del ETC.

Te recuerdo que sea cual sea el ETC que te interesa consultes primero cómo funciona.

Tanto en los físicos, como en los sintéticos…

¡Como en cualquier otra cosa en la que vayas a meter tu dinero!

Sigamos…

Vamos a poner un ejemplo con un ETC de petróleo,

en el que la negociación se haga con futuros cada mes.

Esto quiere decir que compra un futuro el día 1 de cada mes,

y lo vende el último día de ese mismo mes…

Para volver a comprar el futuro del mes siguiente.

Esta maniobra es lo que se denomina rolar la posición.

¿Por qué se rola la posición?

Pues porque si no vencería el futuro y en lugar de dinero…

Se obtendría el equivalente en petróleo.

No mola. Está claro.

Con esta maniobra de compra y venta continua el ETC refleja su exposición al precio real.

Ahora veamos en la práctica qué es lo que sucede.

Te lo explico con el siguiente cuadro.

Los precios son más o menos reales.

Los he redondeado un poco para que sea más fácil seguir la explicación.

 

como rolan los futuros en los etc

 

Imaginamos que compramos nuestras participaciones el 1 de marzo.

Cada participación de nuestro ETC sobre petróleo va a 3 €.

Ese día los futuros sobre petróleo de abril están a 20 €.

Puedes ver también los de mayo, junio…

Y todos los que hubiera querido apuntar.

Pero por ahora no nos interesan.

Sólo nos incumbe, en este caso, el del mes siguiente.

Digo en este caso porque cada ETC puede hacerlo de una manera.

Cómo lo hace constará en su descripción.

Esto es un ejemplo sencillo para ver cuál es la dinámica.

Bien, seguimos…

Si estamos en marzo sólo nos interesa el futuro que vence en abril.

Que es el que por fechas nos va a vencer.

Pues bien, el último día de marzo los gestores del ETC se tienen que deshacer del futuro.

Si no se van a tener que quedar con unos bonitos barriles de crudo.

Y como que no es plan…

El último día de marzo el futuro está a 19 €.

¡Vaya!

Hemos empezado perdiendo un 5%.

Así que nuestras participaciones bajan igualmente un 5%.

El futuro baja un 5%, de 20 € a 19 €.

Nuestras participaciones bajan un 5%, de 3 € a 2,85 €.

Hasta aquí todo fácil de entender.

Ahora va cuando la matan…

Hemos dicho que la gestora se deshace del futuro para que no se ejecute el contrato.

No quiere petróleo.

Pero tener el dinero inmóvil ni le hace papel ni es su cometido.

Así que compra el futuro de mayo.

¿Cuándo lo compra?

El 1 de abril.

¿Estamos?

El 1 de marzo se compra el futuro de abril y se vende a final de marzo.

Con ese dinero el 1 de abril se compra el futuro de mayo.

A eso se le llama rolar.

¿Qué ha ocurrido al rolar?

Pues que el futuro de abril cerró a 19 € y el de marzo vale 24 €.

¡Vaya! Un 26% más caro.

El problema es que el futuro vale más,

pero nuestra participación no se revaloriza.

Sigue valiendo 2,85 €.

Y esto supone una revalorización que no se refleja en la cotización de nuestro ETC.

Esto es algo que se puede dar tanto en contango como en backwardation.

Y que nos va a afectar tanto si estamos alcistas como bajistas.

La inversión en ETCs es muy compleja.

Es contraintuitiva.

Sólo se debe invertir en base a nuestra expectativa sobre la curva.

Con la curva me refiero a la gráfica que se desarrolla con los precios de los futuros.

Ya sea contango o backwardation.

Y aun así es difícil.

Ya que es fácil pasar de una situación a otra.

Con las implicaciones que eso tiene en el precio.

Por lo que pase lo que pase,

aunque acertemos con nuestro pronóstico,

el beneficio obtenido con el ETC no será igual al que experimente la materia prima.

 

La inversión en ETC de materias primas NO es recomendable porque:
– Es muy compleja la operativa que hay detrás
– Es contraintuitiva
– Se ha de invertir en función de la expectativa de la curva (contango y backwardation)
– Los incrementos del precio de la materia prima no se ven reflejados fielmente en el ETC

 

Tal vez te interese:

 


Cómo invertir – Índice de artículos para aprender a invertir

 

¿Te gustaría aprender a invertir?

Pues estás en el sitio correcto.

Esto es todo lo que pretendo con esta web.

Compartir mi conocimiento contigo para que:

  • Te convenzas de lo importante que es invertir.
  • Adoptes hábitos económicos saludables.
  • Aprendas a gestionar eficazmente tu dinero.
  • Pierdas el miedo a invertir. Hablo de perder el miedo, ¡ojo! No el dinero.
  • Comprendas como funcionan los productos de inversión más interesantes.
  • No caigas en manos de embaucadores ni vendehumos (esto incluye a tu banco).
  • Y sobre todo… No cometas los errores que yo he cometido.

Se dice de la inversión que es muy arriesgado.

Que lo único que vas a conseguir si inviertes es perder dinero.

Vamos, que no conviene.

Sin embargo…

Toda la gente que tiene mucho dinero invierte.

Entonces tan malo no será, ¿no crees?

Esos prejuicios existen porque no tenemos educación financiera .

¿Y sabes lo mejor?

Qué todo esto es mucho más fácil de lo que crees.

Si tienes la opinión de que hace falta ser economista o parecido para poder invertir con éxito…

Me alegra decirte que estás equivocado.

 

Invertir de manera rentable está al alcance de todos.

 

Así pues te invito a que te sumerjas en mis artículos.

En ellos te cuento de manera rápida y con un lenguaje sencillo lo que necesitas saber.

A continuación te listaré los artículos relacionados con el arte de invertir.

También puedes acceder a ellos mediante el menú de navegación de la cabecera.

Te deseo lo mejor.

¡Invierte y sé feliz!

 

Cómo invertir

 

 

 


¿Qué es el contango y por qué ocurre?

contango

 

¿Qué es el contango?

 

El contango es la situación que se da con los futuros financieros cuando valen más en el futuro que ahora.

 

¡Contango! Vaya con el nombrecito.

A mí me suena como a contar.

¿A ti no?

Me sirve eso de contar para acordarme de la forma de su gráfica.

Contar lo asimilo a sumar.

Es decir, cada vez más.

Por lo que la gráfica va para arriba.

Recuérdalo de esta manera.

Es un buen recurso mnemotécnico.

Fácil y gratis.

En fin… Vamos al lío…

El contango es una situación.

No una situación de la vida en general.

Ni de la economía.

Es una situación que se da con los futuros financieros.

¿Y en qué consiste?

Pues en que el precio futuro es más alto que el precio actual.

Es decir,

que hoy, por ejemplo, una cosa vale 100,

y en el futuro se estima que valdrá 110.

Por cierto, al precio actual se le denomina precio spot.

 

¿Por qué ocurre esto?

Si estás pensando que por la inflación

¡Error!

El precio se mueve fundamentalmente por la archiconocida ley de la oferta y la demanda.

Vamos con un ejemplo que será más fácil…

Imagina que tienes una compañía aérea.

Se llama…

Panoli Air-Line.

¿Te has reído?

Si no te ha hecho gracia te pido disculpas.

Si te la ha hecho… Me alegro.

De eso se trata.

Divirtiéndote se aprende más.

Sigo…

 

Cuando hay más demanda que oferta de futuros el precio sube.
Entonces se da la situación de contango.

 

Tu negocio consiste en vender vuelos.

Los aviones vuelan.

Pero a base de quemar combustible.

Por tanto te interesa mucho el precio del petróleo.

Porque lo necesitas.

Y lo vas a tener que comprar.

Sí o sí.

Así que el precio te importa.

¡Y mucho!

Pues afecta de manera directa a tu rentabilidad.

Como piensas que el precio va a subir,

compras futuros de petróleo a un precio determinado.

Un precio que es más elevado que el actual.

¿Por qué compras a más precio que ahora?

Pues porque prefieres comprometerte a pagar más de lo que vale ahora,

que jugártela a pagarlo en su momento valga lo que valga.

Recuerda que tú piensas que va a subir.

De modo que con la compra de futuros quieres protegerte en caso de que suba mucho.

Pues bien, ahí tienes la demanda.

Los inversores demandan futuros para protegerse de la subida.

Como la demanda es mayor que la oferta,

hace que el precio del futuro aumente.

¿Y cómo se llama cuándo el precio del futuro financiero vale más que el precio spot?

¡Contango!

Muy bien, parece que ya lo tenemos.

Échale un vistazo a la gráfica que dibuja la evolución del precio en contango:

 

Contango

 

¡Recuerda! En el contango el precio aumenta con el tiempo. La gráfica va hacia arriba.

 

¿Y qué pasa si ocurre lo contrario?

Pues lo contrario también puede ocurrir.

Te lo explico en un artículo parecido a esto.

Se llama backwardation.

 

¿Y por qué debería interesarme esto del contango y backwardation?

Por un lado porque el saber ni ocupa lugar ni hace ningún mal.

Por otro para evitar que la líes invirtiendo en según que ETFs.

¡Tal y como lo hice yo mismo con un ETF sobre petróleo!

¡Créeme! Es importante.

Te lo cuento en detalle en entendiendo los ETFs sobre petróleo.

 

Tal vez te interese:

 


Guías rápidas para aprender a invertir desde cero

Guías r´pidas para aprender a invertir

 

¿De qué va esto de invertir?

 

Puedes acceder a mis guías rápidas sobre cómo invertir:
– Invertir con roboadvisors
– Invertir en ETFs
– Invertir en acciones

 

Invertir es mitad ciencia, mitad arte.

Si sólo fuera ciencia todos los listos serían ricos.

Y eso no es así.

Interpretar las cuentas de una empresa ayuda, pero no lo es todo.

La bolsa no sólo va de números.

Las emociones son muy importantes.

En el corto plazo incluso más que la situación económica.

 

Mucho conocimiento financiero no garantiza el éxito invirtiendo.
Invertir sin tener un mínimo de conocimiento es garantía de pérdidas.

 

¿Cuánto puede aprender uno de finanzas?

Tanto como quiera.

¿Es necesario saber mucho para invertir con éxito?

¡Rotundamente no!

Pero tampoco nos llevemos a engaño.

El conocimiento nunca hace daño.

Es más. Es todo lo contrario.

Cuánto más se sepa mejor.

Para empezar lo primero que hay que hacer es comprender por qué es conveniente invertir.

Si no se invierte la inflación erosiona el valor de nuestros ahorros.

El objetivo mínimo debería ser evitar la pérdida de poder adquisitivo.

Si no ganas un porcentaje mayor al de la inflación…

¡Estás perdiendo dinero!

Punto. No es cuestionable.

Tendrás la misma cantidad de dinero en el banco.

Pero ese dinero vale cada año menos.

Te aseguro que superar la inflación no es un propósito difícil.

 

El dinero ahorrado, si no se invierte, cada año vale menos por el efecto de la inflación.

 

Ahora bien…

A la hora de invertir hay que saber lo que uno se hace.

Invertir sin tener ni idea es como jugar a la lotería.

Sólo que más caro.

No es lo mismo perder 1 € de la primitiva o 20 € de la lotería de navidad…

Que el 50% de una inversión de 2000 € que hicimos porque…

¡Iba a subir!

Pero resulta que no sólo no subió, sino que se hundió con ganas.

Esto pasa.

De hecho es muy habitual.

Y afortunadamente se puede mejorar.

Lo primero que hay que hacer es conocer el mundillo de la inversión en general.

Lo segundo que hay que hacer es conocer los productos.

No te puedo contar todo sobre inversión aquí y ahora.

Tampoco te puedo detallar cada uno de los productos financieros.

Te seré sincero: No conozco todos.

¡Ni falta que hace!

Con que te manejes en unos cuantos bien es más que suficiente.

Esto es lo que hago en mis tres guías rápidas.

 

No es necesario hacer cosas extraordinarias para obtener resultados extraordinarios.

Warren Buffett

 

Te cuento sin rodeos como funcionan tres productos financieros.

Seguro que uno de los tres se adecua a tu estilo.

No te lo cuento a fondo.

Es imposible en una guía rápida.

Pero es suficiente para que te hagas con una buena idea general de cómo funciona.

Echa un vistazo y me cuentas:

 


Tal vez te interese:


Scroll to top